PROVINCIALES
Se denunció penalmente al Secretario Privado del Intendente de Caleta Olivia por Amenazas e Intimidación
9 de enero de 2017

A lo largo de 2016 he denunciado hechos delictivos y situaciones irregulares provenientes del propio intendente como de sus funcionarios, y al parecer molesta mucho que los ciudadanos los controlen, al punto que terminan llamando directamente a mi teléfono particular para amenazarme y llamativa y cobardemente pegarle a mi hijo menor de edad.-

Fué el caso del Secretario Privado de la Intendencia de Caleta Olivia Luis Alfredo Pérez, alias: “Pichula” quien procedió a despotricar amenazas e intimidaciones contra mi persona,  dejando en claro que dañaría mi integridad moral entre otras cuestiones.-

Habida cuenta de las amenazas e intimidaciones procedí a impetrar formal denuncia ante la Fiscalía del Juzgado de Instrucción, conformándose el Expte. Nº 64.414/16, Caratulado: "PARADISO JUAN IGNACIO S/FORMULA DENUNCIA", Juzgado de Instrucción Nº 1, Secretaría Nº 2, Caleta Olivia, Santa Cruz.-

Por otro lado, radique denuncia exposición policial en la Comisaría Seccional 2da. Caleta Olivia donde un desconocido sin motivos le propinó golpes de puño a mi hijo menor de edad en la vía pública, esperándolo en una esquina, al mejor estilo emboscada. Justamente sucedió días después de las amenazas telefónicas del Secretario Privado de la Intendencia. La que acompañe como medio probatorio.-

En fecha 13 de diciembre recibí Oficio por parte del Juzgado, para que me apersone al tribunal el día 15 del mismo mes, a prestar Declaración Testimonial en la causa, cosa ésta que así lo hice, donde ratifique lo denunciado, presté declaración y amplié denuncia.-

Al parecer este individuo Luis Pérez se maneja al mejor estilo de las escuadras de defensas Schutzstaffel S.S. nacionalsocialistas de la Alemania de los años 1939-1945, investigando, persiguiendo, intimidando y amenazando a ciudadanos.-

De la misma manera, se concretaron delitos mediante diferentes medios, comenzando así una campaña de desprestigio, difamación y desacreditación. Cabe recordar que diferentes normas legales, reprimen estos actos ya sea con reclusión, prisión y multas.-

“En un sistema democrático, podes decir lo que pensás, lo que sentís e incluso podes escrachar a otro, pero debes hacerte cargo de lo que decís” (Marcelo Rubinstein, profesor de Derecho Penal y de Criminología).-

El denunciado demostró la capacidad de ocasionar un mal hacia mi persona o familia, más aún, teniendo en cuenta que es Funcionario Público, es decir configura la seriedad de la amenaza, dado que la misma, no fue anónima. Es dable recordar que en una conceptuación básica sobre la acción típica del delito en tratamiento, ésta consiste en anunciar o hacer conocer al sujeto pasivo un mal o daño futuro que el agente, o un tercer sujeto a la voluntad de aquél, le ocasionará a la persona.-

Asimismo, la gravedad se imprime del llamado mismo, es decir amenaza o infunde temor con malicia, para impedir y cercenar mis derechos y garantías constitucionales: Derechos de Difusión, Publicación de Ideas en los medios periodísticos. Existen elementos que respaldan tal conclusión, que surgen del contexto general, en virtud de las diferentes publicaciones en los medios periodísticos gráficos o digitales contra ciertas gestiones del intendente, donde la mayoría de ellas son delitos, sumado a las denuncias en los Juzgados de Instrucción y Fiscalía, lo que ha llegado a un alto grado de violencia por parte del funcionario público que ocupa la Secretaria Privada, quien quizás con ira y exaltación no le permitieron dirigir sus actos.-

Si bien parece poner en manos de otros, el destino o el curso de los acontecimientos futuros contra mi persona, afirmando que lo que me suceda será ocasionado esperando una conducta, esto es, la mencionada “orden” que infirió en el llamado y siendo justamente el Secretario privado del Intendente y que en modo alguno le quita protagonismo en la eventual realización del mal futuro, en la jerarquía funcional -en el ámbito de la Municipalidad-, las órdenes supremas las emiten los Secretarios del Gabinete o el propio Intendente, de modo que puede entenderse que el funcionario Luis Pérez da implícitamente a entender que están en su ámbito de decisión o dominio, o en su defecto de otro funcionario público de jerarquía mayor, como por ejemplo el propio Intendente.-

Por otra parte, siendo funcionario público, debería saber por demás, que existen normas legales que regulan su actuación, por tanto, es inadmisible que ande propinando amenazas y causando intimidación  por medio de llamadas telefónicas a ciudadanos.-

Ojalá la amenaza e intimidación lanzada por Luis Alfredo Pérez, hubiese tenido por objeto principal o más seguro accesorio, imponer sus ideas políticas y combatir las ajenas, pero como no fue así, sino directamente la de amenazar e intimidar, es que me presenté ante el agente Fiscal para entregar la correspondiente denuncia.-

Mención aparte, merece los dichos vertidos por la  Ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich en fecha  01/09/2016, cuando se refirió a las amenazas telefónicas: “Volver a la ley, que la ley sea lo que nos rija y aquellas personas que comenten una amenaza, una intimidación, tienen que pagar, será una pena menor, pero no pueden quedar impunes”.-

Al parecer, denunciar ante la Justicia y los medios periodísticos, delitos cometidos por el propio intendente, algunos de sus funcionarios del gabinete, un Concejal y un Diputado por Pueblo con afinidad política, tiene consecuencias graves, hasta el punto de enterarme recientemente, que alguien muy cercano al intendente me busca para pegarme unos balazos.-

Sugestiva y vergonzosa manera de tratar a los ciudadanos tiene la gestión Prades.-

JUAN IGNACIO PARADISO

Ciudadano Argentino - Caleta Olivia

 

Comentarios