PROVINCIALES
Reculando en chancletas
3 de marzo de 2018
Los más de 120 gendarmes que se dirigían hacia Río Turbio, pertrechados hasta los dientes, recibieron la orden de detener su marcha en Gregores y volver a Perito.

Según pudo saber BaS, la propia Gendarmería aconsejó no ir a Turbio.

Es que la orden que recibió la fuerza fue política y no consecuencia de un análisis de crisis de la propia Gendarmería, en virtud de que no se esperan buenas noticias para YCRT y los trabajadores en la próxima reunión del lunes con el ministro macrista Juan José Aranguren. 

Ante las manifestaciones de repudio que recibieron a su marcha, más la información de que habían más a su paso, y que su llegada a Turbio era vox populi, y el pueblo y los trabajadores se preparaban para recibirlos, determinaron, informaron y aconsejaron que era mejor no ir. 

Comentarios