PROVINCIALES
La FESC conforme con avance de obra de las zonas francas
18 de julio de 2016

Las mismas están en un 70%. Si bien el plazo de finalización es el 29 de agosto, el mismo podría extenderse “por razones climáticas” por 30 días más, aunque la concesionaria aún no ha hecho uso de esa posibilidad. Desde la Federación Económica alientan que la apertura del recinto franco morigere el “éxodo económico” que hoy aún perdura hacia Punta Arenas.

Las obras de la zona franca en Río Gallegos están en un 70%, según indicaron desde el Ministerio de la Producción, luego del relevamiento que realizara el Comité de Vigilancia de las Zonas Francas de Santa Cruz.

La Federación Económica de Santa Cruz (FESC) forma parte de dicho comité y expresó su conformidad con el avance de la obra. Así lo indicó Daniel Cruces, secretario de dicha federación, quien ratificó que la información brindada por la empresa Riocal, concesionaria de la ZF, confirmó el avance en un 70% en el caso de Río Gallegos.

En declaraciones radiales, el dirigente mercantil se quejó del estado de la ruta que va desde Chimen Aike hasta el sector del predio, “lo que representa casi 3 mil metros de obstáculos”, por la gran cantidad de baches que tiene dicha ruta, que es la que conecta Chimen Aike con Punta Loyola. Recordó Daniel Cruces al programa El Mediador que si bien en su momento se anunció su repavimentación, la misma no se produjo (cabe recordar que es una ruta nacional), aunque esperan que una vez concluida la veda invernal se lleven a cabo los trabajos pertinentes a efectos de que dicho tramo se torne “transitable de forma normal”.

Plazo de ejecución

Por el pliego de licitación, que establecía 15 meses para su culminación, la Zona Franca minorista debería estar culminada el próximo 29 de agosto, pero en principio esa fecha se podría extender 30 días “por razones climáticas y algunas obras secundarias”, más allá de que en el informe entregado por RioCal “se indicó que a la fecha están bien con las obras”.

El referente mercantil también valoró positivamente que se hayan sumado otras dos empresas locales para operar en la Zona Franca. Aunque al ser consultado sobre la cantidad de aspirantes o futuros ingresos de empresarios al predio dijo que serían varios los que aún esperan definiciones, Cruces sostuvo que “están a la espera de una serie de conjeturas sobre las cuales no quiero abrir juicio al respecto”, pero que si la pregunta es si el sistema está funcionando y si hay inscriptos que aún esperan poder instalarse en la Zona Franca, “les digo que sí”, lo cual, sostuvo, es fundamental para poder tratar de frenar “el éxodo económico que hoy tenemos a la Zona Franca de Punta Arenas”.

Daniel Cruces señaló que “el Ministerio de la Producción es quien lleva adelante el control para que todo marche como funciona”, mientras que el Comité de Vigilancia tiene como funciones promover la radicación de actividades destinadas a la investigación y la innovación tecnológica que conduzcan a un mayor afianzamiento de los mercados externos; fiscalizar el cumplimiento de las obligaciones contraídas por el concesionario a cargo de la explotación de la zona franca, e informar a la Autoridad de Aplicación.

También dicho comité deberá auditar periódicamente las medidas de vigilancia y control necesario de acceso y límites de la zona franca; como también propiciará la libre concurrencia en la prestación de servicios dentro de la zona franca, previéndolo en el reglamento de funcionamiento y operación respectivo.

Convivencia de sectores

Uno de los motivos de preocupación del sector comercial era mitigar lo más posible el impacto negativo que pudiera tener la apertura de la Zona Franca en el comercio minorista de Río Gallegos. Consultado por este tema, el secretario de la Federación Económica de Santa Cruz recordó que “ese problema lo sufrió en sus inicios Punta Arenas, quienes llevan hoy 33 años de funcionamiento, mientras que nosotros aún no empezamos, pero después del impacto producido allí el gobierno fue acertando con políticas aplicadas a efectos de acomodar las situaciones presentadas”, lo cual seguramente en el tiempo se producirá aquí.

La realidad es que hay un pedido formulado ya el año pasado al Gobierno Nacional para que se considere, de cierta manera, una “extensión” de los beneficios impositivos de la zona franca para evitar una competencia en desventaja con el comercio local, pero eso no obtuvo respuesta.

La otra alternativa era un acuerdo entre los comercios locales y los concesionarios de la Zona Franca para que se pudieran realizar pools de compras en el predio, de tal forma que el precio a comercializar en la venta al menudeo por parte de los comerciantes de la capital de Santa Cruz pudiera ser similar al que se ofrece dentro del predio comercial de la Zona Franca.

La realidad es que, como dijo Cruces, el tema aún no tiene definiciones y se deberá resolver con el recinto franco ya funcionando

Comentarios