PROVINCIALES
Jefatura de Policía: Detectaron sistema de clonación de tarjetas de crédito
10 de diciembre de 2017
Luego de detectarse la colocación de un sistema tipo “Skimmer” en un cajero automático de una sucursal bancaria de la ciudad de El Calafate, la Jefatura de Policía Provincial brindó recomendaciones a los vecinos para que no sean víctimas de este tipo de delitos.

A través de un comunicado, la Jefatura de Policía de Santa Cruz informó que se detectó “la colocación de sistemas tipo ‘skimmer’, destinados a la clonación de bandas magnéticas y claves de tarjetas de débito y crédito”.

Según alertaron, se trata de un mecanismo por el que se duplican las bandas magnéticas y claves de las tarjetas de débito y crédito. La advertencia surge luego de que la Jefatura de Policía de la provincia detectara ese accionar en los cajeros automáticos de una sucursal bancaria de El Calafate. 

En tal sentido, se aconseja “siempre observar el entorno del cajero, a fin de detectar si todas las partes son originales; al momento de colocar las claves, tapar con una mano el teclado para evitar que se grabe mediante micro cámara la secuencia ingresada; nunca introduzca su tarjeta si el dispositivo posee ranuras como adheridas o que den la impresión de no ser originales del cajero; observar los teclados, los paneles inmediatamente lindantes al teclado y la existencia de micro orificios, y ante la mínima sospecha no utilice la unidad y dé aviso a la autoridad jurisdiccional más próxima”. 

Skimmer 

Existen diversas técnicas con las cuales los ciberdelincuentes logran hacerse de una copia de la banda magnética correspondiente a una tarjeta de crédito o débito, la cual es utilizada para consumar un hecho delictivo, realizando compras o directamente retirando dinero de cuentas bancarias.

En el caso de Skimmer, los delincuentes utilizan boquillas falsas para duplicar bandas magnéticas de tarjetas de crédito, para realizar fraudes financieros. Esta práctica es muy utilizada en todo el mundo debido a que suele darles buenos resultados a los cibercriminales, es de fácil adquisición y rápida implementación. 

Los delincuentes adaptan las falsas boquillas insertándoles sensores para poder capturar la banda magnética que contiene la información bancaria, y normalmente se utilizan en conjunto con pequeñas cámaras espía que registran los PIN ingresados en las transacciones. 

Luego de un período de horas, estos dispositivos son recolectados correlacionando los datos del video grabado con los PINs y las tracks capturados. De esta manera, los delincuentes pueden clonar las tarjetas debido a que tienen en su poder dos cosas fundamentales: la banda magnética y el PIN de la víctima. Los delincuentes graban esta información en nuevos plásticos genéricos, que utilizan posteriormente para realizar las transacciones fraudulentas. 

Comentarios