POLÍTICA
Un Pato desesperado
25 de septiembre de 2014

Pablo Fadul tiene una fijación entre ceja y ceja, que es la intendencia de Río Gallegos. Pero lo que más tiene el Pato son obstáculos que sortear: sus posibles contrincantes del FPV, suena Máximo Kirchner como posible candidato al mismo cargo, y sobre todo hacia adentro de la UCR.

El Pato Fadul concluye en diciembre de 2015 su segundo mandato como concejal de la capital, situación que comparte con el pejotista Pablo Grasso. Sin embargo, en el concejo deliberante es sabido que no es eso y el nombre lo único que comparten. Son muchas las voces en los pasillos del concejo que aseguran la existencia de un pacto entre ambos ediles.

Muestra de eso fue la posibilidad que le otorgó Grasso a Fadul de presidir el concejo durante el primer año de mandato de Raúl Cantín al frente del municipio de Río Gallegos. En aquella oportunidad los cargos que ocupaba Grasso con su gente en los puestos del concejo no se modificaron.

Ese pragmatismo para generar acuerdos que conserven el status quo, es una característica de Fadul dentro del concejo, pero hacia adentro de la UCR las cosas se ponen un poco más turbulentas.

El Pato desde hace rato a través de los medios de comunicación trabaja intensamente en convertirse en el candidato de Costa para Río Gallegos, pero no logra llamar la atención del empresario. Situación que ha quedado demostrada en la pasada interna de la UCR, cuando el mismo Costa le prometió que no iba a inclinar la balanza ni hacia él, ni hacia Roberto Giubetich que era su oponente interno. La promesa duró poco, el diputado nacional hizo que Tarek Hallar mandara mensajes de texto informando que el candidato de él era Giubetich, que luego resultó ganador del comité Río Gallegos.

Si bien el enojo del Pato con Costa es cada vez menos ocultable, insiste en la carrera de posicionarse como posible candidato. Para ello sigue al pie de la letra la estrategia de la UCR de vincular estrechamente la gestión de Raúl Cantín con La Cámpora. Para ello se ofreció a ser una voz en el programa que Periodismo Para Todos realizó en Río Gallegos después del acto donde habló Máximo Kirchner. Se mostró dubitativo y contradictorio, sobre todo cuando el periodista porteño le preguntó si los secretarios del municipio militan en La Cámpora, respondió rápidamente que “si!”, para luego explayarse en una aclaración que arrojó como resultado que los secretarios del municipio no militan en esa organización.

Por estos días a Fadul hay algo que lo inquieta más. Y es que seguramente Pirincho Roquel acceda a competir nuevamente por el municipio, convirtiéndose en el candidato natural de Costa, situación que lo dejaría afuera de cualquier aspiración.

El Pato, en su visión pragmática, baraja algunas opciones: competir de todas maneras en un sublema, para después convertirse en funcionario de Pirincho o Costa, si alguno de estos ganan. Ir por fuera con un partido propio por la intendencia. O presentarse nuevamente como concejal. 

Y dentro de su ferviente pragmatismo, hasta puede hablar con sectores del FPV, cosa que ya han hecho varios correligionarios. Si eso permite mantener el status quo.

Etiquetas
Comentarios