POLÍTICA
Todos los caminos conducen a Menéndez
3 de junio de 2015

La situación de la municipalidad de Río Gallegos es arto conocida.

Como en 2013, el gremio municipal, mantiene un agresivo paro contra la gestión de Raúl Cantín, que ya lleva casi dos meses con los servicios del Estado local detenidos. A esto se agregan las práctica llevadas a cabo por los muchachos de Mansilla, que van desde la rotura de máquinas, distribución de basura al interior del palacio municipal, obstrucción de camiones recolectores para recoger un poco de basura, apriete a los que osen juntar basura y apriete a los que quieran trabajar.

Por parte del municipio hay silencio de radio, y cuando sale alguna manifestación de un funcionario de Cantín o del propio intendente, no abona a la solución, sino que con poca cintura política arenga al trabajador municipal, como si esta situación les resultara cómoda.

La situación de la municipalidad de Río Gallegos es arto conocida, aunque muchos responsables se mantengan en silencio. Y el mayor déficit está en la gestión, sobre todo de la Secretaría de Hacienda, que hace agua por todos lados.

Tras la salida de Francisco Negrete en diciembre de 2012, alistado ahora en la tropa de Daniel Peralta, llegó un hombre de plena confianza de Raúl Cantín: Luis Menéndez, que hasta ese momento oficiaba como Secretario de Gobierno.

Luis Menéndez es Raúl Cantín, y Raúl Cantín es Luis Menéndez. Fue su secretario general en el concejo deliberante, cuando el actual intendente era el presidente del cuerpo legislativo local.

Quienes recorren el pasillo central del palacio municipal, afirman que Menéndez y Cantín están permanentemente reunidos, “pensando en teorías conspirativas de las que creen ser víctimas, y sacándole el cuero a todos la mayor parte del tiempo”.

Lo cierto es que Menéndez es el responsable de las finanzas de la municipalidad de Río Gallegos. El resto de los secretarios afirman que frena todo los expedientes de las obras y programas que llegan desde nación, que sin razón alguna, pueden dormir meses en los cajones de la Secretaría de Hacienda.

Ha librado cheques sin fondos de las obras que se financian con recursos del Gobierno Nacional, y desde Hacienda afirman que siempre calcula mal las implicancias de aumentos salariales, de ítems y plus, que terminan demandando más recursos de los que Menéndez calcula.

En este sentido, todos los Secretarios de Obras Públicas que han intentado motorizar la labor de la secretaria en pos de mejorar la calidad del servicio en Río Gallegos, o bien los que han querido activar fuertemente las obras con fondos nacionales, han tenido salida: Néstor Martínez, Roberto Duré y José Zavaley. Y el actual secretario, el arquitecto Gastón Forneris, pelea diariamente para que Hacienda de las respuestas necesarias que le de continuidad a las obras y tareas básicas.

En la municipalidad de Río Gallegos no se mueve un centavo sin que Luis Menéndez lo sepa, que cumple al pie de la letra las órdenes de Raúl Cantín.

 

Comentarios