POLÍTICA
Nosotros, que nos quisimos tanto
22 de septiembre de 2014

La política salarial de la provincia desde el año 2007 generó la creación de islas salariales, donde sectores como el docente, judiciales (que además tiene otro incremento salarial de acuerdo al orden nacional por la ley de enganche), legislativo, médicos, Vialidad Provincial, Servicios Públicos, Tribunal de Cuentas y distintos entes provinciales, obtuvieron cuantiosos beneficios salariales, en detrimento de la postergados empleados de la “ex 591” y del funcionamiento del Estado.

La ex 591 ha sido relegada permanentemente, a tal situación que quienes están incluidos en este régimen arrancan con salarios alrededor de los 6.000 pesos, que conviven con sueldos del mismo Estado Provincial de mas de 100.000 pesos.

Todo esto no se hubiera podido llevar a cabo sin la anuencia de los sindicatos que luchan por los derechos de este sector como ATE, APAP y UPCN.

Embanderado en una lucha que abandonó hace muchos años, vuelve a la arena sindical Alejandro Garzón, quien actualmente se desempeña como Secretario Gremial del Consejo Directivo Nacional de ATE y promueve su candidatura a la gobernación de Santa Cruz.

El dirigente de ATE fue uno de los defensores del gobierno de Peralta, de hecho fue uno de los garantes de acallar las voces de la ex 591, mientras el resto de la administración pública obtenía beneficiosos aumentos. Ingresó a los abrazos con el gobernador en el Salón Blanco de la casa de gobierno para suscribir el Convenio Colectivo de Trabajo que no se encuentra vigente, y defendió a Peralta y al sindicalismo en la jornada del 29 de diciembre de 2011.

Durante la lucha de ATE del año pasado cuando el gobierno propuso, sobre la base del cobro del impuesto minero, sólo un 4% de aumento que desencadeno los disturbios que se llevaron el edificio de Planeamiento, ATE Verde, que responde a Garzón, abandonó a los trabajadores. El caos generado por ATE Azul que conducía la CTA y respondía a Raúl Gómez, le permitió la intervención de la Central de Trabajadores y volver a conducirla a través de José Navarro, el actual normalizador.

La oferta salarial de marzo para los empleados de la administración central y aceptada por Garzón fue del 20%, con la promesa de volver a reunirse en septiembre para una nueva negociación.

La realidad indica que la provincia no tiene más fondos para otorgar mayores aumentos, más teniendo en cuenta que los beneficios salariales otorgados a los docentes tiene una modificación interanual de no menos del 57%, y en el caso de los supervisores llega al 75%.

Lo cierto es que en código de viejos conocidos, Garzón y Peralta intercambian manifestaciones públicas que redundará en una escalada donde seguramente nadie saldrá beneficiado.

La CTA llama al paro, el gobierno provincial a conciliación obligatoria, Alejandro Garzón afirma que sin propuesta salarial no hay negociación, y en clave de reclamo por los acompañamientos prestados le manda un mensaje entre líneas a Peralta, afirmando que el Gobernador “se contradice cuando expresa que en la provincia “no hay plata” y se horroriza al ver que ATE no acata la conciliación obligatoria, porque él sabe, tan bien como nosotros, que nuestra organización está abierta permanentemente al diálogo”.

Comentarios