POLÍTICA
La grieta de los Costa: los hermanos no son unidos
16 de mayo de 2016

Eduardo y Horacio son Costa. Hijos de Carlos Eduardo y de Mirtha Susana Suarez. Cultivadores de perfiles muy opuestos, tanto desde lo empresarial como en sus relaciones políticas.

Eduardo tiene una conocida y alta exposición pública, en 2007 le sumo a su perfil empresarial la actividad política, y ello lo ha llevado a aparecer mediáticamente.

A diferencia de su hermano, Horacio se desempeña como exitoso empresario local, nunca quiso abandonar esa situación que le da seguridad, y aún hoy se junta semanalmente con un grupo de empresarios locales a comer asados.

En cambio Eduardo se codea con empresarios más brillosos y reconocidos en el mundo de las finanzas y de las sociedades off shore como Gustavo Larriera Mendivil. De esa relación ha quedado involucrado en la denuncia que lleva adelante el titular de la Alameda, Gustavo Vera, por lo que se estima que Eduardo y Larriera Mendivil lavaron activos financieros por más de 2 millones de dólares.



Horacio está más ocupado de las agencias de automóviles: Volkswagen, Ford, Chevrolet y Renault, que son las marcas más vendidas en el mercado, ocupan el tiempo de este Costa. Que para llevar adelante el negocio, ha confiado en Constantino Otero como gerente general. Un quilmeño que llegó a Río Gallegos hace unos años, para colaborar con Horacio.



El problema entre Eduardo y Horacio, es el mismo que ha tenido Eduardo sobre todo en la política: Mariana Zuvic. La joven esposa Eduardo, lo ha distanciado de Horacio.

Si bien Eduardo siempre fue difícil, y quienes conocen la el funcionamiento familiar, aseguran que siempre fue el preferido de mamá Mirtha, desde que Mariana Zuvic comenzó a tener notoriedad pública, la relación entre los hermanos se ha enfriado drásticamente.

Es que a Horacio no le gusta ni un poco el camino de denuncias permanentes que realiza Mariana, de gente con la que inclusive él mismo mantiene una excelente relación. Hay quienes afirman que en la campaña de 2015, a esa reunión/asado que semanalmente Horacio comparte con empresarios amigos del ámbito local, participaron Máximo y Alicia Kirchner, mientras que su hermano Eduardo, lanzado en una nueva carrera por la gobernación de la provincia no participó.

Y Mariana no confía en Horacio. De hecho también el año pasado, en plena campaña electoral, una encuesta tenía el nombre de Horacio como una de las opciones de respuesta en el cuestionario. Nos afirman fuentes cercanas a la familia, que Mariana montó en cólera por el hecho, y rápidamente mandó al entonces concejal Jorge Gareca a cruzar a Horacio, afirmando que no tiene sensibilidad social. https://bienalsur.com/politica/item/1133-gareca-“horacio-costa-no-es-un-tipo-con-contenido-social”.html

La relación entre los hermanos es fría y distante. Goza de cierta salubridad si Mariana no está cerca. Aunque ahora con la mudanza de Eduardo, Mariana y los hijos de la pareja a Buenos Aires, la cosa aparenta un poco más tranquila.

Comentarios