POLÍTICA
Insólito: Roquel habla de respeto a la historia institucional
7 de abril de 2017

Una vez más desde BaS, nos seguimos sorprendiendo con el grado de cinismo con el que se conducen ciertos personajes locales a lo largo de nuestra historia.

Quienes se reconocen a sí mismos como pioneros en nuestra querida Provincia, saben muy bien que los Roquel, los Sureda y tantos otros personajes, eran repudiados y sancionados social y políticamente durante los primeros años del regreso a la democracia.

Claro que luego de transcurridos varios años desde aquel regreso a la democracia con cientos de miles de voluntades concurriendo a las urnas para expresarse, luego de la más trágica y triste etapa histórica que nos tocó vivir en la Argentina como fue la última dictadura cívico militar, la sociedad fue cambiando en su conformación y la historia se transformando al mejor postor.

Quienes antes habían ejercido sus cargos por la fuerza, ya no tenían alternativas y debían ir por las urnas. Algún día los votarían. Cuando ya quienes recordaban su pasado no estuvieran.

Y así fue.

Recordemos. Dictadura cívico militar que transcurrió desde 1976 hasta 1983.

Sigamos recordando. Héctor Roquel fue Intendente de la dictadura desde 1981 hasta 1983.

Sí, Intendente de la dictadura.

En 1982 transcurría Malvinas. La guerra de Malvinas.

La insólita guerra definida tras unos cuantos vasos de whisky y bajo la sola necesidad dictatorial de perpetuarse en el poder. Llegaron con fusiles y así se querían quedar.

Mientras transcurría Malvinas … ¿Qué hacía Héctor “Pirincho” Roquel?

Roquel formaba parte de esa Dictadura que mandó a miles de hijos y hermanos nuestros a pelear y dejar sus vidas contra los ingleses.

En definitiva, él también fue responsable de esas decisiones. De nuestros hijos. De nuestros hermanos.

Ese es “Pirincho” Roquel.

Ése es el “Pirincho” Roquel que hoy le dice a un matutino local, luego de sacarse una foto –sí, una foto- junto a los legisladores de Cambiemos expresando “nunca más a los negocios con los ddhh” – que lamenta que se haga “un discurso de los Derechos Humanos en este proceso democrático y no se acuerden de Alfonsín” ya que eso “es faltarle el respeto a la historia institucional de este país”.

Ja ja ja. Un intendente que fue parte de la Dictadura más sangrienta que sufrió nuestro país, dice que “no acordarse de Alfonsín es faltarle el respeto a la historia institucional …”

En primer lugar, esa respuesta en nada comprende algún tipo de explicación al hecho de haber sido Intendente de la Dictadura y sacarse una foto diciendo que los derechos humanos son un negocio. Es el clásico “y mi abuelita patea calefones”.

En segundo lugar,  un Intendente de la Dictadura difícilmente pueda pedir respeto institucional. O mejor dicho, puede pedirlo, lo difícil es que lo logre.

Además, ¿respeto institucional? ¿What?

En tercer lugar, vuelven a hablar de “memoria completa” … Vuelve la teoría de los dos demonios. Son 30 mil diputado. No les falte Ud. el respeto. No nos falte el respeto.

Cuando Ud. dice “No hay que confundir a la memoria, que puede ser parcial, distinta a cada uno desde el lugar que le tocó vivir, con la historia. Y la historia debe ser completa”, nos falta el respeto.

Nos falta el respeto a todos los argentinos que vieron cómo gente como Ud. miraba para el costado mientras secuestraban, mataban, violaban a mujeres embarazadas, hacían partos clandestinos, se apropiaban de bebés, les suprimían la identidad y tiraban gente viva al mar desde los aviones.

Quizás podría aprovechar algún día en alguna sesión que se encuentre un tanto aburrido y decir algo, ¿no?

Usted no ha pronunciado una sola palabra en ese recinto para el cual ha sido elegido por el voto –si, la gente vota- defendiendo al pueblo de Santa Cruz. Ni una sola palabra. Es decir, no ha pronunciado a viva voz de ese micrófono de esa banca que le pertenece al pueblo de Santa Cruz ni “buenos días”.

Pero sí decide hablar a través de los medios de comunicación para decir ¿esto?.

Inténtelo Roquel. Usted no nos vuelva a faltar el respeto. Son 30 mil. Sépalo. Ahora y siempre.

Etiquetas
Comentarios