POLÍTICA
Dos macristas paseados en El Calafate
15 de febrero de 2017

Domingo Lella, Marga Vera Low y Gisela Schemberger estuvieron paseando a Gonzalo Turdera e Ilya Kotov, y se viene una investigación de la mano de dos macristas que anduvieron por El Calafate, se alojaron en el hotel Las Dunas, fueron a El Chaltén y recorrieron el hospital que primero denostó Susana Toledo, después puso en valor Susana Toledo y luego para Clarín (Revista Viva), volvió a denostar Susana Toledo.

Resulta que Gonzalo Eduardo Turdera e Ilya Kotov, este último un ucraniano que no fue alcanzado por la xenofobia macrista, estuvieron en Calafate husmeando información para algún programa de la televisión nacional, que en realidad es solo de Buenos Aires, donde algún santacruceño que no vive acá hace mucho, nos va a contar de las cosas que no llegaron a la provincia, pero que en realidad llegaron.

Quienes oficiaron de caballeros y damas de compañías de tan notable presencia en la villa turística fueron el ex asesor de CFK y actual dirigente macrista Domingo Lella, la actual responsable del INADI y militante de Susana Toledo, Marga Vera Low, y Gisela Schemberger, una enfermera que llegó hace poco de Tigre, la tierra de Massa.

Turdera es un militante del PRO que llegó a la huestes de Mauricio Macri de la mano del tan recordado por los pampeanos en los últimos incendios, el ministro de medio ambiente Sergio Bergman.

Ilya Kotov, el ucraniano que es un migrante de categoría, en cambio es un hombre que reportaba en su momento al ex secretario de obras públicas ya eyectado del gobierno Daniel Chaín, un michettista que solía dictarle que decir a Mauricio en las conferencias de prensa.

Cuando llegaron a Las Dunas afirmaban tener una reserva que no tenían, no podían distinguir entre una factura “A” de una “B”, pero si tenían claro que en algún lado tenían que presentarla para recuperar el dinero. Claramente no estaban de vacaciones en El Calafate, sino que estaban “trabajando”.

Domingo Lella, un empleado de la novel ASIP, que hoy presta servicios en el hospital del que habló mal, bien y mal Susana Toledo, fue el complaciente arrodillado que los paseó por la villa turística.

Esperamos prontamente en algún programa de TV porteña, que el resultado del viaje se transforme en las 7 plagas de la corrupción.

 

Comentarios