POLÍTICA
Devaluación: Santa Cruz tiene la ventaja de no haber emitido deuda en dólares
15 de mayo de 2018
El vicegobernador Pablo González expresó que es preocupante la situación que afronta el país por la convulsionada situación económica y financiera, la cual puede afectar seriamente a los estados provinciales, sobre todo por la estampida que acusó la cotización del dólar. En ese punto dijo que Santa Cruz tiene al menos el alivio de no haber acordado la refinanciación de su deuda púbica en esa moneda.

González arribó al promediar la tarde de ayer a esta ciudad junto a tres ministros del gabinete, Fernando Basanta (Gobierno), Paola Vassvessián (Desarrollo Social) y Rocío García (Salud), además del titular de la Secretaria de Trabajo, Teodoro Camino, y varios directores de áreas.

Indistintamente, los funcionarios desplegaron actividades inherentes a sus carteras, algunas de ellas de manera conjunta. En el caso del vicegobernador, el mismo concurrió en principio a un acto que tuvo lugar en el Colegio Secundario N° 20 ubicado en el barrio Los Pinos, donde se conmemoró el 60° aniversario de la institucionalización de Santa Cruz como provincia. 

Posteriormente se dirigió al edificio municipal donde fue recibido por el intendente Facundo Prades, con quien firmó un acuerdo de asistencia financiera por un monto de 11 millones de pesos, destinados el pago de prestaciones de trabajadores de planes sociales que están afectados a la comuna. 

Acuerdos inconclusos

El también presidente de la Legislatura fue consultado sobre el impacto que puede tener en Santa Cruz las crisis financiera nacional centrada en la estampida de la cotización del dólar estadounidense y el vencimiento los Letras del Banco Central, conocidas como Lebac. 

Al respecto, indicó que esta provincia tiene la ventaja de no haber emitido su deuda en dólares como lo hicieron otros estados provinciales, entre ellos Chubut, Tierra del Fuego y Mendoza, por citar algunos casos. 

De todo modos admitió que igualmente esta provincia tiene dificultades porque aún no pudo firmar dos convenios que había acordado a fines de 2017 con Nación, los cuales tienen relación con la aceptación de lo que en esta provincia se denomina Consenso Fiscal. 

Uno de ellos se refiere precisamente a la refinanciación de su deuda pública que está nominada en pesos y “la idea era que lo concretáramos antes que se caigan los vencimientos”, algo que finalmente no ocurrió y esto ya causó trastornos porque Nación le descontó 670 millones de pesos. 

“Si ello no hubiera ocurrido, a la fecha estaríamos medianamente normalizados en las finanzas”, se lamentó el vicegobernador, añadiendo que no quería creer que Nación demore ex profeso la firma y consecuentemente lo atribuía a “una situación de convulsión política y económica”. 

El otro acuerdo que aún falta rubricar se refiere a un fondo fiduciario (préstamo) por un monto original de 1.400 millones de pesos, el cual recientemente se incrementó en medio millón más porque la provincia se tuvo que hacer cargo de un incremento salarial del 8 % para trabajadores docentes, a pesar de que en principio Nación se había comprometido a realizar ese tipo aporte. (El Patagónico) 

Comentarios