POLÍTICA
“Nosotros no somos del PRO ni de la Camporita como decís por los Medios”
2 de abril de 2017

Esas y otras fuertes acusaciones fueron las que le expresaron a Omar Zeidán, actual interventor del YCRT, los trabajadores de YCRT cuando fue sorprendido en la boca de mina. Los trabajadores lo increparon y le reclamaron respuestas.

En medio de una asamblea espontánea, los trabajadores de la mina de Río Turbio, le reclamaron las mentiras que se difundieron desde la propia conducción de la intervención de la empresa utilizando a  Eduardo Costa como vocero con su pata mediática en relación a los explosivos existentes en la Empresa y la radicación de la denuncia correspondiente en el Juzgado Federal.

Entre varias declaraciones y manifestaciones de los trabajadores, lñe señalan qie con angustia y dolor “… vinieron a hacer mierda esto y así van a hacer mierda todo. Ustedes son unos paracaidistas … No te creo una m ... De qué inversión me hablás si no hay plata ni para lámparas …”

Las constantes pretendidas explicaciones de Zeidán no satisfacen en abosluto el dolor y la impotencia de los trabajadores y le sentencian “vos vas a tener que dar respuestas. Tenemos frío. No nos compran las botas, no nos compran los botines. De qué seguridad me hablás?”. Tales acusaciones despertaban una y otra vez los aplausos y el acompañamientos de los compañeros trabajadores del carbón.

Los cruces entre el Interventor y los mineros duró varios minutos. “A ustedes les duele que les digan las cosas en la cara … Te fuiste … Por qué no das la cara .. Yo soy negro, qué querés que haga? Costa te esta manejando la empresa”, sentenció otro minero.

Entre los compromisos asumidos por Zeidán, confirmó que no habrá más despidos. Habrá que seguirlos de cerca para controlarlos a que cumplan con su palabra, ya que nos tienen un poco acostumbrados a esta conducta de evitar cumplir con las promesas.

Desde BaS al ver una y otra vez el video que circula en las redes, nos preguntamos si no habrá que rebautizar a Zeidán y comenzarle a llamar “Pichi” Zeidán en virtud de las sensaciones fisiológicas que habrá sentido el Interventor ante la presencia y la impotencia de los trabajadores.

Comentarios