POLÍTICA
¡Entregados!
10 de enero de 2017

La mañana de hoy parecía una mañana normal. Los funcionarios de YCRT de Cambiemos, encabezados por Omar “Omarcito”, “El Turco” Zeidán como lo conocen los vecinos, envalentonados porque Río Turbio tomaba con agrado la baja de los 79 mineros, que a fuerza de billetazos en los medios locales, los tildaron a todos de “vagos”, se envalentonaron y fueron más allá.

Así que tratando de que no se sepa nada todavía, de hecho el propio Roldán, gerente de la empresa, que le había puesto la cara a los despidos, intentaba negar en los pasillos de la administración de YCRT que conocía la medida, pero nadie le creía. Esta mañana se filtró la firma por parte de Omar Faruk Zeidán de la resolución Nº 1 de 2017, que crea el sistema de retiro voluntario para los trabajadores de YCRT.

De esta manera, Cambiemos de Santa Cruz, encarnados en el propio interventor y su jefe político Eduardo Costa, prosiguen con aquello que le prometieron a Juan José Aranguren, que la empresa va a desprenderse de por lo menos 1.000 trabajadores. 1.000 familias de Río Turbio perderán su trabajo.

No solo eso, sino que también se avanza a lo que será el desguace de la empresa. De acuerdo a lo manifestado por funcionarios de la cartera de energía nacional, YCRT es inviable y hay que cerrarla.

Volver con la frente marchita

El próximo 14 de febrero, día de los enamorados, se cumplen 25 años de aquella de fecha de 1992, cuando el gobierno del por entonces presidente Carlos Menem lanzaba el mismo programa de retiro voluntario en YCF.

Luego vino la concesión a Sergio Taselli en 1994, el vaciamiento y la lucha de los mineros de Río Turbio, que finalmente tuvo su fin en 2004, cuando el presidente Néstor Kirchner decidió recuperar el yacimiento, conformó YCRT, y comenzó nuevamente el sueño de la Cuenca por agregarle valor al carbón y generar energía.

El proyecto del presidente Mauricio Macri, del que son cómplices y parte Eduardo Costa, Omar Zeidán, el asesor del interventor Ángel Garabello, quién fuera jefe durante el vaciamiento a cargo de Taselli, va en la línea de la administración Ménem, razón por la cual Río Turbio volverá a la lucha.

Como paso de comedia, la historia se vuelve a repetir. A diferencia de aquella vez, en esta oportunidad los entregadores de la empresa y sus trabajadores son dirigentes locales. De hecho, fuentes cercanas a BAS informaron que Omar Zeidán, al igual que Eduardo Costa, ya trasladó su familia a Buenos Aires.

 

Comentarios