POLÍTICA
¡Desesperados!
18 de diciembre de 2017
Eduardo Costa y Pablo González, por orden de Marcos Peña Braun, están desplegando frenéticas operaciones para que el proyecto de ampliación del Parque Patagonia sea sancionado por la cámara de diputados provincial.

 La tarea se les está haciendo muy cuesta arriba: por lo menos 20 diputados de los 24 están firmes en no levantar la mano, para que la provincia transfiera jurisdicción al estado nacional de unas 450.000 hectáreas de tierras productivas, lagos, ríos y lugares maravillosos.

El proyecto Nº 317 de autoría de la ex diputada provincial y actual diputada nacional Roxana Reyes, promueve la transferencia de jurisdicción de las hectáreas a favor del estado nacional. 


Quién explica en detalle la metodología de operación que tienen fundaciones como Flora y Fauna, de la viuda de Thompkins, es el ex gobernador Arturo Puricelli, quien afirma que estas metodologías apuntan a sortear las leyes vigentes contra la extranjerización de las tierras.

Lo concreto es que el proyecto obtuvo despacho de comisión con el compromiso de los diputados de que para su sanción hubiera consenso, que no existe en virtud de que la FIAS, que nuclea a los productores agropecuarios de la zona está en desacuerdo.  

Por su parte Marcos Peña opera desde Buenos Aires para que el proyecto salga. Tan es así, que 48 horas antes de la suspendida sesión del viernes Eduardo Costa y Pablo González mantuvieron por el lapso de 1 hora y media una reunión en la legislatura charlando sobre el tema.  

http://www.grupopost.com/nota/17392-parque-patagonia-disputa-entre-nacion-y-provincia?p=nq 

De acuerdo a información a la que accedió BAS, el viernes el proyecto iba a volver a comisiones a pedido de Daniel Gardonio, titular del bloque de Cambiemos, que viene siendo operado por el propio Costa, porque “no responde” a los pedidos de la Casa Rosada. 

http://www.noticiasurbanas.com.ar/noticias/preocupacion-en-la-rosada-por-la-falta-de-dialogo-y-compromiso-del-lider-de-cambiemos-en-la-legislatura-de-santa-cruz/ 

Como en 48 horas no pudieron torcer a los legisladores, la sesión se suspendió porque los integrantes del gremio judicial obstaculizaron el ingreso a la cámara. 

Que no hubiera sesión era la única manera que el proyecto no vuelva a comisiones, noticia que hubiera caído como un balde de agua fría en la Casa Rosada, que además ya había tenido el papelón político del día anterior intentando sacar la reforma previsional a fuerza de un quórum falso, balas de goma, gases lacrimógenos y represión. 

Comentarios