POLÍTICA
#ChauFueros La iniciativa que nace de la ignorancia
26 de julio de 2015

Recientemente Mariana Zuvic pre candidata a diputada del Parlasur ha lanzado su propia iniciativa, anunciando la renuncia a los fueros que eventualmente tendrá como legisladora del Parlamento Mercosur, en caso de resultar electa por el voto popular en la carrera electoral del corriente año.

“Chau Fueros” se llama la iniciativa y a través de su página web http://www.chaufueros.com/ invita a todos los demás candidatos a diputados, senadores nacionales y legisladores a sumarse.

Sin embargo desde la redacción de BAS  entendemos que Mariana Zuvic una vez mas ofrece una invitación a una puesta teatral que el ciudadano no esta dispuesto a comprar.

Es que nuestro derecho penal no existe en lo absoluto ningún privilegio personal que ponga al ciudadano fuera del alcance de la ley penal.

Los llamados fueros parlamentarios –de los miembros del Congreso Nacional, o sea Diputados y Senadores- están expresamente previstos en la Constitución de la Nación Argentina, y siguiendo la clásica división doctrinaria, tienen dos versiones distintas: por un lado las inmunidades “de opinión” (o de expresión) y por el otro las inmunidades de arresto. Ambas se vinculan con las garantías que tienen los legisladores para actuar libremente en el ejercicio de sus funciones ajenos a las presiones de cualquier índole provenientes del poder ejecutivo, del judicial y hasta de los particulares.

La inmunidad de expresión se desprende del art. 68 C.N. que establece que “…ninguno de los miembros del Congreso puede ser acusado, interrogado judicialmente, ni molestado por las opiniones o discursos que emita desempeñando su mandato de legislador…” . Se trata de una verdadera inmunidad penal y se funda en razones funcionales de forma que los diputados o senadores no puedan ser acusados ni interrogados judicialmente ni siquiera molestados por las manifestaciones que hubieren vertido en el desempeño de su mandato.

La inmunidad de arresto surge del art. 69 C.N., el cual dispone que “Ningún senador o diputado, desde el día de su elección hasta el de su cese, puede ser arrestado...”

Cabe preguntarse en este punto si es posible tomar “la iniciativa” por la cual un legislador o pre candidato a legislador pueda previamente y en abstracto renunciar a ambas inmunidades o a alguna de ellas y la respuesta que se impone es negativa, ya que como se ha dicho no se conceden en razón de la persona sino de la función que desempeñan para garantizar el mejor cumplimiento de sus obligaciones como legislador.

Ya nuestra Corte Suprema de Justicia ha resuelto en el año 1992 la causa “Varela Cid” en la que expresó que las previsiones del art. 60 de la Constitución Nacional tienen una elevada significación, pues su finalidad no es la de proteger a un miembro del parlamento para su propio beneficio, sino que están destinadas a garantizar la independencia funcional de las cámaras legislativas, habilitando a los representantes del pueblo a cumplir sus funciones sin temor a acciones civiles o criminales.

De allí que los fueros instituidos en la Constitución Nacional no son para los que necesitan protección, los que tienen miedo de ir a la cárcel, los que han usado el Estado en beneficio propio y no en beneficio de los ciudadanos, sino para realizar la democracia y proteger la función para la que los miembros del Congreso Nacional han sido elegidos por el voto popular; se trata en definitiva de la libertad de expresión de un legislador que unaMise-en-scène de Mariana Zuvic no puede alterar por su propia voluntad porque tiene raigambre constitucional.

 

Etiquetas
Comentarios