NACIONALES
Tres años de prisión para Miguel Gutiérrez Guido Spano por el caso de los Tickets Canasta
18 de julio de 2015

El Tribunal Oral Federal Nº2 condenó al abogado Miguel Gutiérrez Guido Spano quien en 2007, junto al empresario prófugo Santiago Lynch, intentó sobornar a Mariano y a Héctor Recalde, cuando el titular de Aerolíneas Argentinas era asesor de su padre. La oferta, que fue grabada con cámara oculta, ascendía a 20 millones de dólares por frenar una ley favorable a los trabajadores.

El abogado Miguel Gutiérrez Guido Spano, uno de los dos acusados por intentar sobornar al titular de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, cuando era asesor en el Congreso de la Nación fue condenado a tres años de prisión en suspenso. El intento de soborno era para frenar la sanción de contraria a los intereses de las empresas que manejaban los tickets canasta. La fiscalía había pedido tres años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo. Santiago Lynch, el otro imputado en la causa, está prófugo de la Justicia desde que se conoció la fecha del debate; tiene pedido de captura internacional  y un pedido de extradición en Brasil.

El debate estaba previsto que se extendiera al menos una audiencia más, pero este jueves pudo concluirse tras los alegatos de las dos partes y un cuarto intermedio.

El Tribunal Oral Federal N° 2 consideró a Gutiérrez Guido Spano culpable del delito de "cohecho activo", aunque no irá preso porque la pena se dictó en suspenso. El intento de soborno ocurrió en 2007 cuando el abogado actuó como intermediario y fue filmado por Recalde, en lo que resultó una prueba irrefutable. Las imágenes fueron proyectadas el viernes pasado, cuando el presidente de Aerolíneas declaró como testigo en el juicio.

En su testimonio, durante dos horas, Recalde explicó que en aquella época, octubre de 2007, se trabajaba para hacer remunerativos los tickets canasta, que por entonces generaban un negocio millonario. "Cuatro millones de pesos al año se movían en ticket canasta, eran sumas que no aportaban al sistema de seguridad social" explicó.

Bicicleta, Pick up o Mercedes Benz

Ante las preguntas del fiscal Juan Patricio García Elorrio, Recalde contó cómo se trabajaba en el Congreso, las reuniones de comisión, los debates y cómo habitualmente se invitaba a las comisiones a los sectores interesados. Y que una de las empresas interesadas en el conflicto de los tickets canasta era Accor. Y una de sus caras visibles, Lynch. El encargado de organizar el encuentro fue Gutiérrez Guido Spano, quien pidió la reunión “de emergencia” con Recalde, que en ese entonces era asesor de su padre, el diputado Héctor Recalde.

En el  primer ofrecimiento de soborno de parte de Guido Spano, Recalde le contó al diputado, quien decidió de inmediato denunciar el hecho y contratóal estudio de abogados Wortman Jofre. Fue así cómo se preparó todo para una segunda reunión con las cámaras ocultas. La reunión se dio en el estudio laboralista de Recalde padre, en el que también trabajaba Mariano, a la par que era asesor de la Comisión de Legislación del Trabajo de la Cámara de Diputados.

Recalde recordó cómo, en referencia al proyecto de ley, Gutiérrez Guido Spano le dijo que había “tres propuestas con un nombre diferente: bicicleta, Pick up o Mercedes Benz". Según detalló Recalde, la “bicicleta” implicaba un pago de 10 mil dólares por cada mes que el proyecto estuviera cajoneado. La segunda propuesta, "Pick up", contemplaba "dejar todo como estaba con una reforma que no cambiara" el sistema de ticket que regía hasta entonces. Y la "Mercedes Benz", que ofrecía "presentar un proyecto de ley distinto, que obligara a las empresas a pagar con tickets a los trabajadores". En esta última opción se les ofrecía dos millones de dólares por cada paso de avance del proyecto de ley: "dos millones por presentarlo, dos millones si pasaba a comisión, otros dos si se aprobaba en Diputados", en una propuesta que llegaba hasta los 20 millones de dólares, recordó.

Al tercero encuentro fue Lynch y se repitió la oferta. La cita fue en el estudio de Recalde, pero los dos hombres insistieron en ir a un bar. La grabación pudo ser posible, porque, contemplando esta posibilidad, no sólo se colocó una cámara en el despacho sino también otra en la corbata del ahora presidente de Aerolíneas Argentinas.

Los miembros del Tribunal Luis Salas, Jorge Tassara y Jorge PIasarenco darán a conocer los fundamentos del fallo el 5 de agosto próximo. 

Comentarios