NACIONALES
Mariana Zuvic y Miriam Quiroga cenaron con la Señora
27 de marzo de 2016

Anoche, una vez más la Sra. de los almuerzos y ahora también de las cenas televisivas, nos deleitó con una velada a prueba de pelos: Eduardo Feinmann, Julio Bárbaro, Mariana Zuvic y Miriam Quiroga.
La cena no tuvo desperdicio: desde los medidos gestos y cuidadas palabras –un coacheo profesional diríamos- de Quiroga, pasando por la declaración que la familia Costa-Zuvic logró finalmente lo que tanto anhelaba: radicarse definitivamente en la Capital porteña, hasta la irrupción telefónica de Zulema Yoma interpelando a Bárbaro por su irresponsable declaración al aseverar que la muerte de Carlitos Jr. fue un accidente, así sin más.
Con cierta información precisa y terminología adecuada para el ambiente y para una simple ama de casa como se ha definido en otras ocasiones, Zuvic habló del único tema al cual podían convocarla a esa Mesaza: los videos de la Rosadita, los bolsos de dinero, obra pública y demás vericuetos judiciales que pesan sobre Lázaro Báez y su familia.
Pero esta vez ser animó un poco más y comenzó a hablar de otros temas que seguramente también habrá estudiado meticulosamente: admitió que tanto Néstor Kirchner como muchos de sus funcionarios estuvieron marcados por el resentimiento, palabras a las que adhirieron todos los comensales allí presentes.
Algunos integrantes de BaS nos preguntábamos: personas que trabajaban desde una provincia como Santa Cruz, sin peso electoral, un buen día llegan a formar parte de la conducción de los destinos del país, ¿podrían manejarse hacia el futuro bajo los signos del resentimiento?
Y entonces pensábamos: los comensales de la Mesaza, ¿desde qué lugar hablan? Quizás desde el lugar de no ser: no ser contratistas del Estado Provincial para la obra pública, no ser dirigentes, no ser esposa, no ser periodista prime time … Decíamos, ¿eso tal vez no será resentimiento y una vez más se cunplirá la estrella de la psicología como lo es la proyección?
Qué hubiera pasado si el Estado Nacional y Provincial hubiera contratado con el Holding Costa.
Qué hubiera pasado si la Sra. que de forma indigna, inoportuna, de mala fe y claramente faltando a la verdad, hubiera sido elegida para el “Si, quiero”.
Qué hubiera pasado si el señor funcionario de Perón también hubiera formado parte de la mesa chica o de la mesa grande del Kirchnerismo.
Qué hubiera pasado si al señor Periodista le hubieran otorgado una abultada pauta – como la que reclama haber recibido su par de C5N, Roberto Navarro- y le hubieran ofrecido conducir por ejemplo la TV Pública.
Pensábamos … Qué hubieran dicho anoche en esa Mesaza si sus roles durante los años kirchneristas hubieran sido otros desde un lugar constructivo y no tirando piedras por el dolor de no ser o no tener.
También refirió a la ilegitimidad del gobierno de Alicia Kirchner en virtud de una Ley de Lemas que ella sentenció inconstitucional a pesar que ya ha habido fallos de la Corte Suprema de Justicia que refiere exactamente lo contrario, y agregó al pasar con el ánimo de demostrar que Néstor Kirchner sólo pretendía su éxito político y el de ningún otro dirigente que, cuando De Vido “medía” para quedarse con la Intendencia de Río Gallegos, Kirchner prefirió que ganaran los radicales con tal de no alimentar la figura política del ex Ministro de la Obra Pública.
Así fue transcurriendo esta cena “plural”, con ciertos pasajes realmente de disgusto para el buen gusto y de construcción falaz de una realidad que algunos sectores aún persisten en la idea de no querer ver o mostrar a tal punto que Zuvic tuvo que reconocer que “Néstor y Cristina fueron muy queridos en Santa Cruz”.
Tuvo que utilizar el tiempo pasado, porque de lo contrario, su presencia en esa Mesaza no tenía sentido alguno.

Comentarios