NACIONALES
Enroque en el Gabinete
17 de diciembre de 2014

Ayer a las 20 horas en Casa Rosada la Presidenta le tomó juramento a Oscar Isidro José Parrilli como flamante Secretario de Inteligencia luego de la pseudo-renuncia de “el chango” Icazuriaga y “Paco Larcher”, el primero riogalleguense por adopción y el segundo nativo de estas tierras. A posteriori, tomará posesión como nuevo Secretario General de la Presidencia el caudillo quilmeño Aníbal Fernández.

A raíz de estos cambios, esta de parabienes el otrora Jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, quien dejará su puesto como embajador ante el Mercosur y pasará a ser Senador Nacional por la Provincia de Buenos Aires hasta 2017, dado que era el primer senador suplente. Aunque todavía nada se ha dicho al respecto, y quien parece estar alerta como perro con dos colas, es la segunda suplente de aquella boleta a senadores nacionales del 2011, Mariana Gras.

Si bien los anteriores Secretario y Subsecretario de Inteligencia parecían ser pingüinos de pura cepa, en los pasillos de la Rosada se comentaba que habían caído en desgracia hace ya bastante tiempo, cuando en el año 2013 no pudieron advertirle a Cristina que Massa se lanzaría como candidato a diputado nacional. A partir de hoy, el segundo de la Secretaría de Inteligencia pasará a ser Juan Martín Mena, un joven que se reputa como camporista y que ha desarrollado sus últimos años en la cartera de Justicia, muy cercano al Viceministro Julián Álvarez. Muchos empleados del Ministerio lo describen “transpirado y algo desprolijo”.

Parrilli, el nuevo secretario que pasara a ser el jefe de los espías,  había sido nombrado en la Secretaría General al inicio del gobierno de Néstor Kirchner, y ratificado después por Cristina Fernández de Kirchner. Es uno de los funcionarios del Gobierno nacional que más tiempo lleva en su puesto, junto con Carlos Zannini, secretario de Legal y Técnica, y Héctor Icazuriaga, el hombre que reemplazará en Inteligencia.

En la opo dicen que Parrilli pasará de acomodar los cuadros de la Rosada, a escribir las listas de los jueces que peor se porten, con la colaboración del joven imberbe; para que el gobierno pueda controlarlos más de cerca.

¿Cuál será el destino del Chango? En una panadería local, no muy lejana a la ría, dos vecinas de nuestra ciudad comentaban que probablemente “necesitaba estar liberado para venir a la provincia a hacer campaña”.

 

 

 

Comentarios