NACIONALES
Caso Nisman: ¿ES LEGAL PRESTAR UN ARMA?
25 de enero de 2015

Entre tantas versiones, idas y venidas y dimes y diretes del caso sobre la muerte del Fiscal Nisman, recién ahora surge este interrogante que, en vista de la complejidad del caso, es fundamental. 

El lunes por la mañana, pocas horas después de conocerse la noticia de la muerte del fiscal Nisman, el especialista en informática y empleado de la fiscalía que lleva la causa AMIA, Diego Lagomarsino, se presentó a declarar ante la justicia y confirmó que la Bersa 22, encontrada junto al cuerpo de Nisman, era suya. Según las versiones vertidas a la prensa, Nisman le habría pedido el arma porque temía por su seguridad. 

Ahora, si bien ha sido confirmado que el arma pertenecía efectivamente a Diego Lagomarsino, lo que no está claro todavía es si el fiscal Nisman era un "legítimo usuario" de armas de fuego. 

Al lector de BAS le puede parecer inocuo el dato, ya que, una vez muerto el fiscal, poco importa si el tenía un arma en su poder sin tener las potestades legales para ello.

Sin embargo, el interrogante plantea un problema bastante grave desde otra perspectiva: de acuerdo al Código Penal Argentino, es delito prestar un arma a quien no es legítimo usuario. 

En efecto, el inciso 4 del artículo 1° de la ley 25.886 (2004) que modifica el Código Penal, prevé prisión de 1 hasta 6 años para quien "entregare un arma de fuego, por cualquier título, a quien no acreditare su condición de legítimo usuario”.

Mientras Viviana Fein, fiscal que investiga la muerte de su ex colega Alberto Nisman, aguarda la realización de una nueva pericia al arma utilizada en el hecho, una pistola Bersa calibre 22, nunca se confirmó si la víctima poseía credencial de Legítimo Usuario de Armas de Fuego, situación que podría complicar penalmente la situación de su colaborador Diego Lagomarsino, quien le entregó la pistola el día anterior al hecho.

A esta altura del día, no se descarta que Lagomarsino pueda ser citado a declarar nuevamente. El técnico en sistemas indico que Nisman le hagía dicho que necesitaba el arma "por seguridad de las chicas". 

De acuerdo a su primer versión, llegó al departamento del fiscal el sábado alrededor de las 17.30 donde

- "¿Vos tenés un arma?"; le habría preguntado Nisman. Ante la respuesta afirmativa de Lagomarsino, pidió que se la preste "por razones de seguridad", porque "tenía miedo" y que la llevaría en su auto. 

Posteriormente, fue a su casa, llevó el arma alrededor de las 20.30 y se la entregó al fiscal. 

Pero hoy, sorprendentemente, surgió otra versión mediática que indica que en realidad Lagomarsino fue dos veces a la casa de Nisman. Y que el diálogo que anteriormente relatabamos se dio cara a cara, para luego retirarse del departamente, buscar el arma, y volver a encontrarse con el fallecido fiscal Nisman. 

En el marco de la situación planteada en la muerte de Nisman, y trasladada a la situación de Lagomarsino, el abogado penalista Pablo Lorenzo fue consultado por el portal Infojus, y allí expresó que "la tenencia de un arma es algo personal e intransferible y para utilización propia”, por lo que queda en claro que no podría haberla prestado.

“Quien facilita a una persona que no tiene la autorización legal para tenerla, podría hallarse in curso en el delito de “tenencia de arma sin la debida autorización” en carácter de partícipe necesario, que tiene la misma pena que el autor”, explicó al mismo portal Infojus el penalista Adrián Albor.

Etiquetas
Comentarios