NACIONALES
Alerta en EEUU por discriminación a niñas negras en las escuelas
11 de diciembre de 2014

El diario New York Times publicó hoy una investigación en la que desnuda otro síntoma de la triste realidad norteamericana en términos de integración racial. La sociedad estadounidense esta convulsionada desde el caso del asesinato de gatillo fácil a un jóven afroamericano Michael Brown en la ciudad de Ferguson. La investigación del asesinato tuvo un descenlace insólito cuando, para sorpresa de la comunidad negra, el policía fue absuelto de todo cargo y reincorporado a la fuerza policial, desatando una serie de incidentes que trajeron a la memoria los famosos Disturbios de Los Ángeles y las luchas por los derechos civiles del siglo pasado.  

En la nota publicada por el matutino neoyorkino se repasa información de la Oficina de Derechos Civiles del Departamento de Educación, que demuestra que en el período 2011-2012 las niñas negras en escuelas primarias y secundarias en todo el país fueron suspendidas en el 12% de los casos del total de asistentes, contra el 2% para niñas blancas o de otras razas. 

Mikia Hutchings cometió una travesura. Pintó con aerosol, junto a una amiga, un paredón del gimnasio de su escuela en Dutchtown. La escuela le impuso una multa de 100 dólares que la humilde familia de Mikia no pudo afrontar. Ambas niñas fueron suspendidas por algunos días, pero Mikia debió afrontar una audiencia disciplinaria y, algunos días después, la visita de un oficial de civil de la comisaría local, que notificó a su abuela por un proceso por inconducta y traspaso de la propiedad privada que podía derivar en un caso penal. Como parte de un acuerdo, los cargos fueron desestimados pero Mikia debió pasar su verano con una pena de probation, sin poder salir de su casa luego de las 7 de la tarde y con tareas comunitarias por 16 horas, además de tener que escribir una carta de disculpas a un estudiante cuyas zapatillas fueron dañadas por la pintura del aerosol que se derramo del paredón pintado. 

Lo insólito del caso es que su compañera en el acto vandálico, blanca por cierto, pagó los 100 dólares y quedó libre de culpa y cargo. La situación desató una polémica en el estado de Georgia, ya que distintos abogados de servicios legales han sostenido que el calvario legal de Mikia representa cabalmente la disparidad y discriminación que se expresa en el sistema disciplinario de las escuelas norteamericanas. "¿Qué niño necesita tener una conversación sobre su derecho a permanecer en silencio? Los niños blancos no tienen esas conversaciones, los niños negros si", cuenta Michael J. Tafelski, abogado del servicio legal de Georgia que representó a Mikia en las audiencias disciplinarias. 

El caso de Mikia no es único, hay innumerables registros de sanciones disciplinarias desproporcionadas e injustas. En una convulsionada reunión del Condado de Henry, donde funcionarios y padres se reúnen para discutir los métodos disciplinarios, un grupo de madres negras cuentan sus historias particulares. Sakinah White, una madre soltera de tres hijos que es maestra en una escuela primaria, cuenta que su hija de 17 años fue tratada injustamente cuando fue expulsada de su escuela a partir de un incidente en el cual ella fue acusada de golpear a un chico blanco con un libro. Se presentaron además, cargos criminales en su contra. La niña, con un buen rendimiento académico e involucrada en la vida extracurricular de la escuela, comenzó a tener tendencias suicidas, autoinflingiendose heridas cortantes con latas de gaseosa. Luego de un semestre, la medida fue revertida y pudo retomar su vida. 

El comportamiento discriminatorio llega incluso a hacer diferencias dentro del mismo universo de niñas negras. Aquellas que tienen piel más oscura que otras tienen más posibilidades de ser sancionadas, de acuerdo a investigadores de la Universidad de Villanova. El estudio indica que las niñas con piel más oscura tienen tres veces más posibilidades de ser sancionadas que las niñas negras con piel más clara. 

Según Lance Hannon, investigador de la Universidad de Villanova, hay expectativas diferentes en cuanto al comportamiento de género que se espera de niñas negras comparado con el que se espera de niñas blancas. "Si una niña con piel más oscura acciona en un incidente o confrontación, se expresa una mayor preocupación por su comportamiento supuestamente más varonil, como si no supiesen cuál es su lugar como mujer", dice Hannon. 

Comparando con los niños negros, que son disciplinados también de manera injusta y en mayor porcentaje que niños de otras razas, las niñas negras suelen ser penalizadas más subjetivamente, por su "mala actitud" o por ser "desafiantes". 

Catherine Lhamon, secretaria asistente de Derechos Civiles del Departamento de Educación, comenta que de acuerdo a entrevistas realizadas hay una toma de conciencia en el colectivo de niñas negras al respecto del hecho de que son discriminadas. "El mensaje que enviamos cuando suspendemos o echamos a un estudiantes es que ellos no son dignos de estar en una escuela. Es un mensaje bastante horrible y difícil de internalizar, y muy difícil de superar en la carrera académica de una persona."

Etiquetas
Comentarios