LOCALES
SIPEM: antes de julio se conocerá quién queda y quién no
3 de febrero de 2016

Es que el Gobierno de Roberto Giubetich tiene otra propuesta para reordenar el caótico  tránsito vehicular riogalleguense. El SIPEM, que para el Gobierno anterior fueran “pasantía” y para el SOEM “un engaño” a los jóvenes que lo operan, tiene fecha límite en mayo.

Días atrás, un grupo de operarios del SIPEM se apostó fuera del Municipio luego de no lograr una entrevista con el jefe comunal de Cambiemos, Roberto Giubetich, que paralelamente venía manteniendo sedas reuniones con la dirigencia del SOEM, bajo la premisa de ver cómo avanzaban para resolver la continuidad laboral del programa.

El estacionamiento medido fue una iniciativa de la gestión de Raúl Cantín a través del secretario de Gobierno, Roberto Toledo, quienes no lograron armar equipos de calle con personal municipal que, bajo ningún punto de vista se quiso prestar para cumplir el servicio.

Cuando llegó Pablo Grasso de forma interina, el SIPEM fue planteado como una “primera experiencia laboral” a la que se sumaron nuevos integrantes, todos ellos jóvenes (hoy son 130 en total).

El marco legal por el cual funcionaba el programa tenia vigencia sólo hasta el 31 de diciembre del año pasado, pero el gremio que conduce Pedro Mansilla solicitó que se analizara la continuidad que terminó con una prórroga de seis meses, es decir junio.

Así fue que se armó un contrato en el cual se sumaron algunas obligaciones y un “premio” que es posible gracias a la modificación del módulo del estacionamiento, otorgando “dos pesos” de la venta de cada boleto. A esto se suma también que la comuna iniciará la persecución económica de aquellos conductores que estacionen y no paguen su lugar, lo que generaría nuevos fondos.

“Se confeccionaron los contratos y están a la firma” lo dijo la semana pasada Giubetich, cuando se mostró ofuscado por el emplazamiento de una carpa, por parte de un grupo de trabajadores del SIPEM, que fueron a medida de fuerza tras no conseguir una audiencia con él.

“Les pagamos el sueldo de noviembre y el sueldo de diciembre y el aguinaldo en tiempo y forma. No existe motivación que rompa el dialogo para  no trabajar o perder de trabajar por manifestarse”, criticó el mandatario.

El plan del municipio-para estos seis meses en los que el SIPEM estará vigente- es que aquellos que se destaquen, es decir que tengan buen volumen de emisión de boletas, accederán “al derecho de ser considerados” para pasar a integrar el escalafón municipal.

En la actualidad el SIPEM recaudaría poco más de 200 mil pesos, un rotundo “fracaso” en palabras del propio intendente días ates de asu7mir la gestión.
Es que el plan original del Gobierno comunal es muy diferente  y busca que el reordenamiento vehicular del casco céntrico se dé determinando un sector más chico de alrededor de seis manzanas. La idea incluye que el que quiera estacionar en pleno centro pase de pagar de $5 a $30 y que de ese dinero $10 vayan a parar a un fondo mediante el cual se financien barreras arquitectónicas y rampas, entre otros.

“Fue intención de la municipalidad hacerlo parecer por una pasantía. Muchos habían sido contratados por Grasso sin contrato alguno y eso generó que desde el SOEM no pudiéramos hacer una discusión sólida por su estabilidad porque no teníamos cómo agarrarnos” dijo el referente del SOEM, subrayando que los jóvenes “fueron engañados porque después se enteraron que no tenían ninguna relación con la municipalidad”.

Etiquetas
Comentarios