LOCALES
El SOEM, “LA 12” de Río Gallegos
20 de junio de 2015

A Pedro Mansilla nada le importa. No le importa Río Gallegos, no le importan sus vecinos, y ya como representante de los trabajadores municipales, tampoco le importan sus representados, aquellos que “lo votaron” para conducir el gremio, pero él fue más allá, y hoy es el dueño de la ciudad.

Las jornadas diariamente tienen un alto grado de violencia generadas por el propio Mansilla o por sus adláteres, como por ejemplo el “Pampa” Morales, que el jueves monitoreo desde cerca el arrebato de los camiones recolectores, con violencia hacia sus propios compañeros y compañeras, que dejó como saldo un trabajador con quebraduras en su muñeca, que ayer era intervenido quirúrgicamente.

El viernes vuelta a la violencia, esta vez mientras Mansilla estaba en una reunión con funcionarios municipales, en un paso de comedia, 5 trabajadoras de tránsito fueron agredidas con gas pimienta. Este confuso episodio se produjo en horas de la mañana de ayer, cuando se cree a través de los ductos de calefacción provino un gas que intoxicó a las empleadas que estaban en una oficina.

Fueron llevadas a la guardia del hospital, y el responsable del área Héctor Clifton, radicó la denuncia policial. Una de ellas presentaba un cuadro más comprometido dado que sufre de asma.

Con custodia policial

Luego de que el jueves, los camiones del municipio que desarrollan el plan de contingencia fueron interceptados por los trabajadores en conflicto, donde bajaron violentamente a los trabajadores y se llevaron los vehículos, en la jornada de ayer los municipales que realizaron la recolección de basura fueron escoltados por las fuerzas policiales.

Pedro Mansilla aquel jueves cuando se realizó una movilización del SOEM, afirmo desde el mástil de Av. San Martín y Av. Néstor Kirchner, que no van a abandonar el reclamo del 15% exigido, y que ellos no son violentos. Mientras, como afirmamos, quien estaba a cargo del operativo de secuestrar los camiones municipales, era el “Pampa” Morales, que oficia de brazo derecho de Mansilla en el gremio, y encabeza junto al secretario general las marchas.

A Morales se lo vincula estrechamente con el candidato a intendente Roberto Giubetich, ex boxeador, hoy su hijo sigue esa carrera.

La comisión actual del SOEM se mueve con la lógica de barra brava, ellos entienden que los intendentes y funcionarios políticos pasan y ellos quedan. Acuerdan y aprietan al intendente, lo que le permite incorporar empleados que luego se suman a los reclaman que llevan adelante. Apuran violentamente a los sus compañeros que siguen las órdenes que emana Mansilla.

Sin dudas la ciudad necesita una hinchada que aliente más a Río Gallegos y no a Mansilla.

 

Etiquetas
Comentarios