LOCALES
Echazú le respondió a Giubetich e hizo una fuerte defensa de Grasso
14 de diciembre de 2015

Luego que el intendente de la ciudad de Río Gallegos, Ing. Roberto Giubetich, señalara que el municipio se encuentra en una situación crítica, el reelecto concejal Eloy Echazú salió en defensa de Grasso e ironizo “como si ésta fuera la primera vez que la Municipalidad de Río Gallegos debiera afrontar pago de sueldos”.

En el texto se hacía referencia a declaraciones del jefe comunal en donde resaltaba la necesidad de recurrir al ingenio para afrontar los compromisos financieros, acusando a la gestión saliente de esta situación: “Como si ésta fuera la primera vez que la Municipalidad de Río Gallegos debiera afrontar pago de sueldos, así como la reposición de insumos e indumentarias, entre otras responsabilidades que el propio Giubetich no puede desconocer, habiendo sido parte de la gestión de Roquel, que son compromisos mensuales. Sabiendo de antemano las magras arcas con las que siempre contó este municipio y ante la crisis de desfinanciamiento que no pudo superar ni Roquel, ni Cantin” respondió el edil Eloy Echazú a las recriminaciones del recién asumido intendente.

En este contexto, Echazú remarcó: “Ya constituye una práctica habitual de gestiones entrantes señalar a las autoridades salientes como los causantes de todos los problemas, y lamentablemente, Giubetich no escapó a este proceder, al responsabilizar de manera directa, a la gestión de Grasso, ante la insuficiencia y falta de creatividad para resolver problemáticas que surgen cotidianamente y que el ex intendente supo sortear con trabajo y esfuerzo”.

Asimismo Echazú expresó: “Es claro, que como todas las gestiones comunales deberá hacerse cargo de las responsabilidades que todo municipio tiene, pero no puede ignorar que la gestión de Giubetich no deberá afrontar el próximo pago de aguinaldos de los empleados municipales, ni mucho menos buscar solución a un extenso conflicto gremial. Tampoco, deberá recoger los residuos que se acumularon por casi tres meses en los distintos sectores de la ciudad y que generaron un emergencia ambiental”.

“El actual intendente debería analizar que el pago de seis meses de horas extras es una dificultad que, contrariamente a lo que ocurrió con Grasso, no deberá enfrentar, gracias a la gestiones del ex intendente, así como no deberá ocuparse de la reparación de más de un centenar de semáforos necesarios para la regulación vial, pero por sobre todas las cosas, la seguridad vial” señaló el concejal.

En este orden de cosas, Giubetich hizo hincapié en el mal estado de las máquinas: ”Cuando no se puede dejar de mencionar la adquisición de maquinarias que fueron necesarias para las obras que se realizaron desde el mes de julio y que se continuaron hasta el último día de Grasso como intendente interino”, y finalmente concluyó: “de no haber contado con estas herramientas, la gestión anterior no hubiese logrado cubrir los baches que se encontraban diseminados por las arterias de Río Gallegos, afectando el tránsito vehicular y la preocupación de los vecinos”.

Comentarios