LOCALES
De Guatemala a Guatepeor
29 de noviembre de 2014

No vamos a decir que una imagen vale mas que mil palabras como si estuviéramos queriendo impresionar a alguien propenso a escuchar frases hechas, pero mamita, dejar esa camioneta cargada con tres garrafas al lado de un colegio y mas precisamente frente al patio de recreo de vidriado durante horas sin que nadie se mosquee es una gran demostración de lo peligrosos que podemos ser los riogalleguenses.

Esta bien que el estado edilicio de la escuela haga que parezca abandonada y que las pinturas rupestres que adornan sus paredes la hacen ver como un deposito que un par de años será demolido para poner un HiperTehuelche o La anónima, pero adentro hay pibes y pibas.

Quizás el conductor haya pensado que era muy inseguro estacionar la camioneta sobre la calle y entonces haya decidido, en una enorme demostración de que hay gente a la que no hay que dejarla pensar, estacionarla justo ahí, como si perteneciera al ISIS o a la CIA a punto de perpetrar un terrible atentado contra un edificio escolar donde por las tardes cientos de purretes tratan de acordarse los nombres de sus profesores.

O quizás el conductor este intentando terminar el trabajo de Peralta, Muñoz y Adosac, de una manera mas rápida y efectiva. 

Quien sabe?

Etiquetas
Comentarios