LOCALES
“La realidad que marca Giubetich es la que afrontamos nosotros”
16 de diciembre de 2015

El ex intendente rechazó haber dejado un municipio minado de deudas. Sostuvo que las mismas son las que a diario él tuvo que afrontar a cargo de la Comuna. Admitió los 83 contratos de monotributos, pero dijo que eran “renovación”. Y reconoció que el dinero del fondo de YPF para el pago de los camiones volcadores “hay que juntarlo”, ya que en su momento fue pasado a la cuenta general y gastado en otros fines.

Pablo Grasso salió al cruce de las declaraciones de Roberto Giubetich respecto del estado en el que dejó las finanzas del Municipio. Sin embargo reconoció una y cada una de las deudas que el jefe comunal expresó se encontró al hacerse cargo de la Comuna. “Y van a aparecer muchas más” aseguró en referencia a obras que se llevaron adelante y hay que terminar de pagar. “Pero esa realidad, la que marca Giubetich, es la que nosotros enfrentamos todos los días cuando nos hicimos cargo de la Comuna”.

En declaraciones a Radio Al Sur, reconoció la deuda con el banco Santa Cruz, pero sostuvo que se puede pagar “con la coparticipación que entra mañana”, y al admitir que las litis, las retenciones de terceros y las retenciones de préstamos bancarios eran reales, sostuvo que “hay hasta fin de mes para pagarla”.

Negó que exista una intencionalidad al afirmar, como lo hizo, que el aguinaldo “no se toca” en su red social. “Nosotros no tenemos intenciones como estructura política o como trabajadores municipales que en muchos casos van a estar quedándose en la Comuna por ser de planta, en desestabilizar nada. Discutamos lo político, discutamos los números, pero no sobre la paz social, porque eso es lo que más ha dañado a la población de Río Gallegos”.

A diario

En ese marco el ex jefe comunal sostuvo que “la realidad marca que es algo que hicimos todos los meses, el pedir un adelanto al banco Santa Cruz para el pago de sueldos y mañana está entrando la coparticipación y se podrá pagar ese adelanto, y comento por si no lo saben, también la nueva gestión tendrá que pagar los guantes para cloacas, también tendrá que pagar el combustible, también tendrá que pagar las horas extra, a los monotributos, al Sipem… es el Municipio y hay que trabajarlo todos los días y sacar la plata de la coparticipación y la recaudación propia”, señaló.

Por eso sostuvo que “no se puede decir que se va tomar la plata de los aguinaldos para ver cómo después la repongo, porque eso sí es un acto de irresponsabilidad”, afirmó.

Y ahí advirtió “y quiero avisar que van a venir otras obligaciones que va a tener que cumplir por el bienestar de la comunidad”, al ser consultado a cuáles se refería, señaló que “pagar las extensiones de las redes cloacales que nosotros ya dejamos hechas, las conexiones de diferentes sectores que se han realizado, nosotros dejamos ya la pintura para todas las oficinas del Municipio”, indicó.
Aclaró que “siempre hubo deudas y habrá deudas” en la Comuna, y es algo que hay que afrontar, aseveró.

“Son muchos los compromisos que vienen y no son vencimientos de hoy y mañana sino hasta fin de mes, y es un trabajo que se debe hacer para recaudar el dinero necesario para afrontarlo”.

Aseguró que “yo no voy a levantar ningún dedo para complicar la situación municipal y mucho menos la tranquilidad de los trabajadores”, y planteó que las dudas que pueda tener el nuevo intendente “las podemos hablar mediante un café o un mate de por medio”.

Algunas deudas

Respecto de la ART, reconoció que hay una deuda, “nosotros estábamos pagando 760 mil pesos por mes y pretendían que hiciéramos un desembolso de 5 millones de pesos para cancelar toda la deuda y nosotros no podíamos”, indicó, pero sostuvo “no saber” si la ART está vigente o no para los trabajadores.

Sobre la emisión de cheques que impactarían con posterioridad a la conciliación bancaria que señalaba la existencia de 101 millones de pesos en la cuenta, Pablo Grasso admitió que esos cheques fueron el cierre del circuito administrativo de las certificaciones presentadas a principios de mes y cuyo trámite quedó para el pago entre el 8 y 9 de diciembre. “No es que salimos el último día a revolear la chequera como por ahí se quiso dar a entender”, aseveró.

Camiones de YPF

El día de la asunción, Roberto Giubetich señaló en rueda de prensa que había dos camiones volcadores que habían sido comprados con los fondos de YPF y que llegarían en los próximos días, pero que “la plata para pagarlos no está”.

Al ser consultado Grasso sobre esta afirmación, el ex jefe comunal reconoció que “los fondos los tenemos que poner, se pagan cuando llegan con la plata que tengas en la cuenta de libre disponibilidad, o sea la que juntas”.

Pero al ser replicado que esos fondos eran de destino específico y cuál era la razón por la cual había que juntar la plata, Grasso admitió que en su momento, luego que la empresa depositara el dinero “en la cuenta de YPF específica y nosotros la pasamos a la cuenta general del Banco Provincia para poder ir pagando los equipos a medida que fueran llegando”, ante la repregunta de que ese dinero “debía estar”, el ex jefe comunal admitió “sí, pero se tiene que juntar”.

Monotributistas


Otro punto que planteó Giubetich fue la existencia de contratos al primero de diciembre de 83 monotributistas con ingreso retroactivo al 1 de noviembre. “Es porque estaba vencido a noviembre, ya que los contratos venían siendo de noviembre a noviembre, anuales, y como no podíamos renovarlo todo el año lo hicimos sólo hasta el 31 de diciembre”.

Aseveró que dentro de esos monotributos “hay distintos profesionales, abogados, médicos, y están los 38 de calle que nosotros pusimos por dos meses”, y explicó que si bien eran por dos meses, “nosotros teníamos el vencimiento el 1 de noviembre y tenían que continuar hasta fines de nuestra gestión, o fines de diciembre”. Por lo que admitió que darle continuidad a estos monotributos deberá ser una decisión que tome el nuevo intendente.

“Nosotros le renovamos a una y cada una de las personas a las que se le fue venciendo el contrato, como lo hubiera hecho cualquier hijo de buen vecino que tenga la responsabilidad de conducir un Estado, porque los números tienen que cerrar con la gente adentro”. “Los monotributistas (que indicó son alrededor en total de casi 300, muchos de la gestión anterior) están y no los podes sacar a patadas porque los números no te cierran”.

Por lo que reiteró “la realidad del Municipio es la realidad que tuvo siempre, pero en vez de quejarse hay que ponerse a trabajar para hacerle frente, y yo confío mucho en que van a poder hacerlo, pero es un trabajo diario y de forma integral, tal como lo hacíamos nosotros”, asegurando que “esta realidad del Municipio es la que teníamos cuando asumimos, pero sin el paro municipal y con las bocas de recaudación abiertas. Hay que recaudar todo el mes para hacer frente al pago de cada compromiso”.

Finalmente Grasso indicó que la asistencia financiera que recibía el Municipio, sin contar el adelanto del Banco Santa Cruz, ya sea por parte de Nación o de Provincia, era de 17 millones de pesos mensuales

Etiquetas
Comentarios