LOCALES
¿Cesación de pagos?
5 de junio de 2015

El intendente Raúl Cantín solicitó al gobierno provincial más de 20 millones de pesos para afrontar el pago de sueldos y aguinaldos de los empleados municipales y todavía no recibió respuesta.

Así las cosas, los empleados municipales no sólo están lejos de lograr el aumento que tiene paralizada la ciudad de manera inexplicable sino que, ahora empieza a peligrar el pago de salarios acordado en la última paritaria.

Teniendo en cuenta la dureza de las medidas de protesta por el ya famoso 15%, a pesar del 26,5 obtenido en las paritarias de este año, que decidieron D´Andrea y Mansilla, habrá que ver cuanto más lejos están dispuestos a ir ambos dirigentes sindicales.

Al final, el paro sigue igual

D´Andrea, lugarteniente de Roberto Giubetich, y Mansilla, muy cercano al gobernador, iniciaron un conflicto que fue escalando hasta tomar ribetes insólitos, como lo fue la marcha de municipales al Boxing Club, donde se desarrolla el World Padel Tour. Todavía nadie sabe a que fueron aunque las lenguas son malas y comentan.

Tanto Giubetich como Peralta habrían convencido al SOEM asegurando que Máximo Kirchner cedería a las presiones y la plata aparecería para poder lanzar su candidatura a la intendencia. Pero nada de esto parece estar sucediendo. Y lo que parecía una victoria segura se esta transformando en un callejón sin salida.

Mientras las montañas de basura se apilan y la población de ratas parece reproducirse como Gremlins, Giubetich esta tratando de correrse y ordenó a empleados muncipales que le reportan para que descarguen la responsabilidad del paro en La Cámpora. Lo mismo que Peralta.

Lo cierto es que las marchas y piquetes son alimentadas por gran cantidad de afiliados radicales entre ellos Italo Bringas y familia y también por jubilados y empleados provinciales.

El acuerdo de Giubetich con D´Andrea para llevar el paro adelante se selló con la salida del Topo Fernández del Concejo Deliberante y la futura asunción de la dirigente gremial como concejal el cual era el objetivo principal  tal como anticiparamos hace días en Bien al Sur.

Vale la pena recordar que desde el radicalismo sostenían que esto nunca sucedería pero las encuestas a la baja y la presión familiar de Fernández pudieron más.

Lo cierto es que a estas horas no sólo el aumento que genera tamaño reclamo es de imposible cumplimiento, sino que la situación empeora y podrían no abonarse los salarios ya acordados. Aunque no deja de resultar extraño que el municipio haya ofrecido agregar un 5% sobre el 26,5 ya otorgado y ahora necesite 20 millones de pesos para pagar los salarios de los empleados públicos municipales aunque muchos hace tiempo que están de paro.

 

Comentarios