El Puchero
SE FUE SIN QUERER QUERIENDO
30 de noviembre de 2014

El 28 de noviembre ocurrió finalmente algo que en muchas oportunidades creímos que había sucedido, pero luego fue desmentido. Murió Chespirito.

El actor y director de cine y TV, Roberto Gómez Bolaños, falleció a los 85 años en su casa de Cancún. Chespirito, como se auto-apodó, fue el creador de personajes entrañables cuyos nombres empezaban con CH debido al fetiche que tenía con esta conjunción de letras: el Chavo, el Chapulín Colorado, el Doctor Chapatin, el Chompiras, el Chanfle, la Chilindrina y hasta el Chipote Chillón.

 

El Chavo del 8 fue su personaje más famoso y con el cual conquistó al mundo. Desde su primer episodio en la televisión mexicana el 20 de junio (el día de la bandera en Argentina) de 1971 nunca dejó de estar al aire. El día de la muerte de Chespirito, el Chavo del 8 se transmitió como parte de la programación habitual en 20 países. 

El Chavo fue doblado en muchos idiomas, por ejemplo en Brasil se lo conoce como “Chaves do 8” algo que a los venezolanos opositores mucho no les simpatiza.

Si bien se trata de una comedia de situación (o sitcom como se denomina hoy) que debería causar gracia, ciertamente la historia del Chavo es bastante triste. Es un niño huérfano, casi en situación de calle, que en cada capítulo nos hace acordar cuan hambriento se siente. Muchos creen que vive en el barril pero lo cierto es que los televidentes de culto aseguran que habita en un apartamento de la vecindad que el señor Barriga le cede muy amablemente y lleva el número 8, por eso su apodo. Aunque Chespirito en alguna oportunidad contó que el nombre se debía a que el programa se transmitía originalmente por el canal 8 de México.

Muchos han intentado vincular a Gómez Bolaños con los narcos mexicanos, incluso el actor Carlos Villagrán lo dijo públicamente. Pero nada ha sido comprobado, aunque en ciertos círculos cocainómanos se usa la expresión “te agarró la garrotera” en lugar de la vieja usanza “estás duro”.

Este no fue el único escándalo que protagonizó Carlos Villagrán, más conocido como Quico, en su batalla contra Chespirito. También fue el tercero en discordia en la pareja de Gómez Bolaños con Florinda Meza, que interpretaba a Doña Florinda. Esto, sumado a la disputa legal por la autoría del personaje, desencadenó en la salida polémica de Quico de la serie televisiva. Lo que le vino muy bien al Chavo del 8, quien había perdido popularidad porque Quico resultaba más gracioso para los televidentes.

Los riogalleguenses jamás podremos olvidar ese día ventoso de aquellos dorados 90´s en el cual llegó a nuestra ciudad el Circo de Quico, en dónde el número final luego de una rutina de circo clásica y algo mediocre, era la aparición de él, el personaje de cachetes inflados de Carlos Villagrán. Lo cierto es que este adulto disfrazado de niño con traje marinero no se llevó de nuestra ciudad solamente el amor del público, también se llevo el amor de una conciudadana nuestra que abandonó a su esposo e hijas y se fugo con Quico. Hoy todavía se los ve paseando juntos por las intersecciones de las avenidas Santa Fe y Coronel Diaz de la ciudad de Buenos Aires en donde viven desde ese entonces.

Comentarios