El Puchero
Montoneros eran los de antes
8 de septiembre de 2015

Ayer, 7 de septiembre, se cumplía otro aniversario de lo que se bautizó popularmente como el “Día del militante montonero”. Se recuerda el día en el que un comando policial entró a la Pizzería La Rueda, en William Morris, provincia de Buenos Aires y mató a balazos a Fernando Abal Medina y a Carlos Ramus. Fernando tenía 23 años, Carlos tenía 22. Era el año 1970 y los dos eran militantes políticos.

Como todo aniversario es una buena excusa para recordar nuestro pasado o para conocerlo si es que todavía no se tuvo la posibilidad. Siempre sirve pensar lo que pasó en nuestro país o en el mundo con los ojos y la cabeza de hoy. Así se puede conocer y aprender pero con un sentido práctico, para que nos sirva hoy a la hora de pensar nuestro presente y nuestro futuro.

No sabemos si Clarín estaba pensando lo mismo cuando publicó ayer una nota en la que de una forma exageradamente macartista y fuera de época saca a relucir su pasado (no tan) oculto de socio de los militares en los años de tantas muertes, desapariciones y persecuciones.

¿La excusa? Como siempre: algún Kirchner. O mejor dicho, ahora ni eso. Ahora el radar de odio se extiendió hasta lo más insólito. Hoy el objetivo mediático-militar de Magnetto fue (escuchen bien, eh) la mamá del novio de Florencia “obviamente” Kirchner.

Prestemos atención al siguiente párrafo y a las partes resaltadas:

“Bariloche, especial.- María Josefa Fleming estaba cuarta en la lista Nº 412 para concejales liderada por la intendente kirchnerista María Eugenia Martini. De manera que su única posibilidad de ingresar al Concejo Deliberante de Bariloche era que Martini sacara un excelente resultado electoral. Pero ocurrió todo lo contrario, Martini perdió frente a Gustavo Gennuso, el candidato del gobernador Alberto Weretilneck, por cerca de 30 puntos y los sueños de llegar al cuerpo municipal por la vía democrática se esfumaron para la ex montonera y consuegra de la presidenta Cristina Fernández”.

Si usted, como cualquier lector normal no termina por entender este última oración, observe la foto de adolescencia que acompaña la nota.

Pensar que es el mismo diario que después se queja de la grieta y del odio entre argentinos. Precisamente, hablando de "la grieta", en el diario de hoy también pudimos ver otra nota que nos llamó la atención un “día del Montonero” como hoy.

En la misma se puede ver en un asadazo pipí cucú a Patricia Bullrich, otra ex montonera que también busca llegar al cuerpo (ya no municipal, sino Nacional) por la vía democrática. Pero claro, en la lista porteña de Macri.

La diferencia entre una ex montonera y la otra ex montonera es que una de ellas, después de su adolescencia dejó el fusil pero para recortarle el sueldo a todos los jubilados, docentes y a estatales del país junto a Menem y Cavallo.

Pero lo bueno es que ahora Patricia Bulrich nos promete que ya no habrá más grieta en el Congreso. Se ve que está más generosa que cuando fue ministra de Fernando de la Rúa porque esta vez se ve que "llevó helado".

Gracias a la nota y a la increíble generosidad de la ex montonera Patricia Bullrich ya sabemos quién puso el postre en ese asadito. Lo que no sabemos es quién puso la carne y el vino. No es que seamos chismosos ni mucho menos, al fin de cuenta fue un asado privado pero nos surgen dos preguntitas nomás:

¿Será un asado con “la gente adentro” como suele decir otro ex-montonero de los malos como Máximo?

¿A quién le tocará lavar los platos?

Nos despedimos con las palabras del Padre Mugica en el entierro de los dos pibes asesinados por la policía en aquella pizzería:

 "No puedo sino pronunciar unas palabras de despedida para quienes fueron mis hermanos Carlos Gustavo (Ramus) y Fernando Luis (Abal Medina), que eligieron el camino más duro y difícil por la causa de la dignidad del hombre. No podemos seguir con indefinición y con miedo, sin comprometernos. Recuerdo cuando con Carlos Gustavo hicimos un viaje al norte del país y allí lo ví llorar desconsolado al ver la miseria y el triste destino de los hacheros. Fue fiel a Cristo, tuvo un amor concreto y real por los que sufren; se comprometió con la causa de la justicia, que es la de Dios, porque comprendió que Jesucristo nos señala el camino del servicio. Es un ejemplo para la juventud, porque tenemos que luchar para alcanzar la sociedad justa y superar el mecanismo que quiere convertirnos en autómatas. Que este holocausto nos sirva de ejemplo".

 

Comentarios