El Puchero
Los Venegas
2 de julio de 2017
Aviso al lector: el presente puchero no se trata de aquella comedia televisiva chilena transmitida por TVN que aludía a una delirante familia de clase media, por el contrario se trata de unos Venegas que no son de la ficción sino de la triste realidad de la ruralidad argentina.
La muerte del Momo Venegas (bis) generó diversos movimientos del arco político y dejó mucha tela para cortar.
Primeramente, la falsa noticia de la muerte de Gerónimo Venegas que circuló por las redes y llegó a los canales de televisión una semana antes de su ocurrencia real, fue un bomba para el periodismo que se comió la curva. Se trató de un episodio más de esos que le ocurren a algunos personajes particulares como por ejemplo al Chavo del 8 (que lo dieron por muerto unas cuantas veces) o a Tita, la mamá de Silvio Soldán cuyo hijo estaba tan ocupado atendiéndola que ni se enteró que los noticieros anunciaban su deceso.

A quien no le simpatizó en absoluto, fue a la hija del Momo Venegas (@EvaVenegas10) que saltó a la fama por una catarsis bastante propia de una maleducada, a través de twitter:

 

No se entiende a quien se refiere con “manga de soretes” pero parece que ella sabía quién puede haber dado la falsa noticia. Quizás se refería a los trolls del jefe de gabinete Marcos Peña… Lo que sí quedo claro es que la heredera Venegas tiene serios problemas de redacción en lo atinente a género y número, y poca formación en perspectiva de género.

María Eva Venegas, la hija más influyente de las cinco que tenía el sindicalista macrista, es muy poco querida en Necochea por su altanería y virulencia. El año pasado fu escrachada por sus vecinos cuando circulaba a toda velocidad por el centro en un auto de alta gama y cuando la policía la detuvo, se negó a la alcoholemia y amenazó con hacer echar a los policías que la detuvieron aludiendo que se estaba comunicando a través de su celular con la gobernadora María Eugenia Vidal.
Volviendo al fenecido Momo, a pesar del exabrupto periodístico, el secretario general de la UATRE perpetuado en ese sindicato de trabajadores rurales desde hace casi 40 años, finalmente murió el 26 de junio a sus 75 años, luego de un cáncer de colon. Lo único que se llevó a la tumba son numerosas causas judiciales por corrupción entre las que se destaca la de “asociación ilícita y comercialización de medicamentos peligrosos para la salud pública”.
Lo que le dejo a María Eva Venegas es mucho más de lo que podría soñar cualquier trabajador rural que dicho sea de paso, nunca le tuvieron mucha estima al Momo a tal punto que lo denunciaron desde la Asociación de Trabajadores Horticultores y Agrarios por amenazas, coacción agravada y reducción a la servidumbre.
La herencia de las Venegas consta entre tantos otros bienes de dudoso origen, de la Estancia “Medano Blanco” valuada en 15 millones de dólares, y “GERONIMO VENEGAS CORP” una empresa offshore radicada en el 407 Lincoln Road piso 11 de Miami, mismo edificio en el que tiene asiento el Bank of America. No se andaba con chiquitas el Momo…
No conforme con ello, María Eva (a quien nunca le cupiera el apodo “Evita” como hubiera querido el sindicalista de Macri) se tomó la licencia de echar del velorio de su padre al también sindicalista eterno y millonario, Hugo Moyano. Y por si faltara más, lo hizo inmediatamente después del ingreso del presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, y de la vice-presidenta Michetti, quienes se trasladaron en vehículos oficiales del Congreso de la Nación para la ocasión.

Le dejamos para que tengan nuestros lectores siempre presente una foto del cumpleaños de la ex mujer de Eduardo Costa, Mariana Zuvic, donde entre todos sus invitados vip estaba el Momo Venegas, complice de las condiciones de explotación en que están los trabajadores rurales en todo el país.

Comentarios