El Puchero
Las segundas (ó Las Primeras -Parte 2-)
3 de octubre de 2015

A medida que pasan los días y se acerca la fecha de la elección presidencial, los argentinos nos damos cuenta que a partir del 10 de diciembre de 2015 tendremos una “primera dama” de vuelta. Ni Evita, ni Cristina y mucho menos Inés Pertiné, Zulema Yoma o “Zulemita” son las candidatas a ser las presidentas consortes esta vez. Las que más chances tienen a llegar a ocupar la posición son Karina Rabolini, Juliana Awada y Malena Galmarini. Hoy haremos un breve repaso por la vida y obra de cada una de ellas para que elijas a tu favorita, porque al fin y al cabo, ser la esposa de un presidente de la nación no es para nada un “puesto menor”.

La que ya es primera dama, pero de la Provincia de Buenos Aires, es la ex modelo y empresaria Karina Eliana Rabolini. Nacida el 27 de abril de 1967 en Elortondo (¡qué nombre!), Provincia de Santa Fe, novió con Daniel Osvaldo Scioli desde 1986 y en el medio se casó y se divorció del ex motonauta, al que define como el hombre de su vida. Desde aquel pueblo rural en la provincia que también vió nacer a Miguel del Sel, su madre pensó para ella un destino de princesa y la hizo estudiar piano, baile e inglés. Cuando su familia se mudó a Buenos Aires, y en los albores de la adolescencia de Karina, sus progenitores la acercaron a la agencia de modelos de Virginia Elizalde, donde “Kari” comenzó su ascendente carrera de modelo. Acompaño a Scioli en el trance del accidente que le costó su brazo y que casi le lleva la vida y siempre quiso ser madre pero nunca pudo, y finalmente se dió por vencida e impulsó la ley de fertilización asistida. 


Karina en paños menores, sex symbol ochentosa.

Empresaria, Karina fundó en los dorados 90´s una empresa de lencería que no funcionó, según sus propios dichos, por el modelo neoliberal que reinaba en aquel momento. Dicen, que en esa época contrajo una deuda de U$S 700.000 con el Banco Provincia, cuya fundación hoy ella misma preside, que nunca habría pagado. Después del 2003, volvió con los cosméticos y su línea de anteojos, con mucho más éxito. A Rabolini, que le encanta frecuentar eventos de alta sociedad y conserva su grupo de amigas de su época de mannequin entre las que se destacan Anamá Ferreira, Evelyn Shield y Teresa Calandra, no todas le fueron fácil en su relación con Daniel Osvaldo. Soportó varios embates, desde una fuerte en un escape del incendio del departamento que ambos compartían en la Capital sito en las calles Posadas y Callao del coqueto barrio de Recoleta,  el que le costó meses en silla de ruedas; hasta el reconocimiento de una hija extramatrimonial de Daniel, con quienes comenzaron una relación a partir de un fallo judicial que determino que Lorena era hija del candidato del Frente para la Victoria. La frutilla del postre: aunque ella lo desmintió, muchos dicen que compartió un fogoso romance con el Indio Solari, que le dedicó el temón “Tarea Fina”. 

 


En redes sociales, las militantes de Karina difunden imágenes que enseñan a las señoras a peinarse cómo ella en simples pasos. 

Por el otro lado, quien también aspira a vivir en la Quinta de Olivos es Juliana Awada, empresaria textil y tercera esposa de Mauricio Macri. Ambos comenzaron su amor hace unos pocos años y cruzaron sus primeras miradas en el exclusivo gimnasio “Ocampo” del que los dos eran habitués. Se casaron en un campo de la familia de la madre del jefe de gobierno en Tandil y allí comenzaron una relación que desembocó en el nacimiento de Antonia. Los dos comparten la pasión por el golf y las polémicas por los talleres ilegales: uno por no controlarlos y la otra por ser parte de un emporio de la moda que compraría parte de su producción (la que tiene precios estrambóticos en los exclusivos shoppings de la ciudad capital) de lugares en donde se esclavizan personas víctimas de redes de trata internacionales. 

Una gran curiosidad de Juliana, es que uno de sus hermanos, el actor Alejandro Awada, es un kirchnerista de la primera hora y no ha dudado en fustigar públicamente las políticas neoliberales que banca su cuñado y al mismo tiempo, deshacerse en elogios para con la Presidenta y con quien fuera también intendente de Río Gallegos y Gobernador de nuestra provincia, Néstor Kirchner. Otra nota de color respecto a la vida de la esposa de Macri es su gusto por la realeza. Antes, estuvo en pareja con Bruno Barbier, un conde belga que vive en la Argentina, con quien tuvo a su hija Valentina y que gusta de las mujeres famosas: entre sus posteriores conquistas se encuentra Viviana Canosa y las malas lenguas dijeron que quiso también conquistar a la septuagenaria Susana Giménez en un vuelo privado a Punta del Este. 


Juliana con Karina Rabolini. Ambas gozan frecuentar las mismas galas benéficas de la “alta” sociedad.

Por último, es el turno de Malena Galmarini,  hija de la ex diputada Marcela Durrieu y del Pato Galmarini, ex secretario de deportes del menemismo. “La Male”, quien para algunos guarda un parecido con  “La Chona” de Haydee Padilla, nació en San Isidro el 5 de mayo de 1975. La madre literalmente se la entregó a Sergio Massa, con quien la ahora suegra militaba políticamente. Marcela le mostraba fotos a Sergio, hasta que éste cortó con su anterior novia y finalmente invitó a salir a Malena, quien recientemente declaró que no viviría en la residencia presidencial de Olivos… ¿No se imaginará, acaso, como primera dama?

{youtube}YzNeGjAbO8c|600|450{/youtube}

Nuestro coterráneo Juan Cruz Sanz, filmó a Malena tirando unos pasos de cumbia. Dicen que Tinelli vió el video y pensó en ella para el Bailando 2016.

La mujer de nombre tanguera, fue también funcionaria pública. En 1999 se desempeñó como Secretaria de Juventud del gobierno de Carlos, el “riojano” y actualmente es secretaria de desarrollo humano del Municipio de Tigre y candidata a primer concejal por ese distrito del Gran Buenos Aires. Muchos de sus críticos la tildan de ordinaria y vulgar y recuerdan cuando bajó de la tribuna de la cancha de Tigre para gritarle al DT Caruso Lombardi, “Poné a Martín la conch#* de tu madre” o cuando le contesto a Scioli un “¿Cómo estás?” con la elegante frase “con vos todo mal pedazo de forr*#”.  

En fin, estas son las candidatas que quedan en la carrera final para ocupar el puesto de primera dama. Ahora la elección es tuya. ¿Por cuál te jugás?

Comentarios