ANALISIS
Roquel, Prades y la Dictadura
26 de marzo de 2017

Mañana nublada en la capital santacruceña y como es nuestra costumbre, repasamos diarios y portales para contarles qué está pasando por los distintos rincones de nuestra Patria provincial y nacional.

Así es como desde BaS, nos encontramos con la noticia –bah, noticia no lo era porque ya es archiconocido por la prensa y la historia locales- del costado dictatorial de Cambiemos hecho realidad.

Los siempre tan democráticos referentes de Cambiemos en el Congreso Nacional tuvieron una brillante idea el pasado 24 de marzo para conmemorar un Día por la Memoria, Verdad y Justicia, que muy a su pesar seguirá conmemorándose cada 24 de marzo sin convertirse en un feriado turístico como pretendió su jefe Mauricio Macri: se fotografiaron en uno de los Salones Congresales con la leyenda “Nunca más a los negocios con los DDHH” … 

Ahora bien. Entre esos referentes, además de los democráticos seriales como Mario Negri –jefe cordobés del Interbloque Cambiemos en Diputados-, Nicolás Massot –sobrino de Víctor Massot, director del diario bahiense La Nueva Provincia procesado por su vinculación con la dictadura cívico militar-, se encontraba el nunca tan bien ponderado Héctor “Pirincho” Roquel, intendente de Comandante Luis Piedrabuena durante la Dictadura. 

Lo cierto es que el grado de hipocresía y cinismo que portan referentes tales como Roquel seguramente sorprenderá a propios y ajenos. 

Un Intendente de facto que sostiene que los derechos humanos son un negocio,  luego de haberse probado el Plan Sistemático de Desaparición de personas, el terrorismo de Estado y la apropiación de bebés, la defensa de los Derechos Humanos un día como el 24 de marzo que recuerda la tragedia más cruel que le ha tocado atravesar a la Argentina desde el propio Estado.

Indignación y tristeza profundas provoca entre las almas santacruceñas que un actual diputado nacional por la Provincia haya sido parte de ese gobierno que apropio bebés, que desapareció gente, que arrojó con vida personas al mar, que creó la figura de “ni muertos, ni vivos”, son desaparecidos.  Si, señor Roquel. Son 30 mil. Recuérdelo bien, aunque observamos la fragilidad de su memoria.

Obsceno es ver una y otra vez esa imagen de referentes de la democracia diciendo que los Derechos Humanos son un negocio.

Obsceno es no haberlos escuchado decir que la Dictadura fue el verdadero negocio para los sectores empresarios de los cuales casualmente su jefe político, Mauricio Macri, es parte.

Obsceno es que nuestra sociedad no recuerde que Roquel fue Intendente de la Dictadura.

Obsceno es que nuestra sociedad no recuerde que Carlos Prades, padre del actual Intendente de Caleta Olivia, también fue Intendente de la Dictadura.

Obsceno es no escucharlos pedir perdón. En nombre del Estado. En nombre de Santa Cruz. 

Hoy Cambiemos levanta las falsas banderas del diálogo y del consenso.

Ayer levantaba la de los fusiles  y el miedo.

La justicia no los juzgó. 

La historia, ¿los juzgará?

 

Etiquetas
Comentarios