ANALISIS
ME DARÁS MIL HIJOS (parte1)
1 de octubre de 2014

Desde su aparición el último 13 de septiembre en el Estadio “Diego Armando Maradona” (hijo de la ya fenecida Tota y Don Diego) del Club Argentinos Juniors,  todo el mundo habla del discurso revelación de Máximo Kirchner, quien cuenta nada más y nada menos que con el record mundial de ser hijo de dos presidentes consecutivos elegidos democráticamente. Desde entonces, mucho se ha hablado y muchos “ríos de tinta” (como diría su madre) han corrido. Una de las tantas aristas de este hecho tiene que ver con lo que implica ser “hijo de”. ¿Significa algo serlo?, si al fin y al cabo estamos rodeados de ellos, por doquier y con efectos disímiles. Desde Leevon Kennedy (supuesta hija de J. F. Kennedy y Marilyn Monroe que revista en nuestra farándula vernácula), hasta el mismísimo Mauricio, que no es más que el hijo de Franco... Macri. Parece que hay “hijos de” en todas partes. 

“Ricardito” es hijo de la democracia. Cabría preguntarse si aunque no hubiera usado los trajes de su padre, hubiera continuado de todos modos en su deslucida “carrera” política versátil entre los monopolios y los representantes de la derecha. Quizás, sólo seria amigo de Victoria Donda (quien fuera criada por el genocida torturador Azic, como hija natural) en algún club republicano. 

Distinto el caso de la senadora mandato cumplido para siempre, María Eugenia Estenssoro. Ella sí que se le acerca a Máximo, tiene dos familiares ex presidentes de Bolivia, su tío abuelo Víctor Paz Estenssoro y también Hugo Banzer Suárez. Y no conforme con ello, su padre, José Pepe Estenssoro, fue presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) durante el Menemismo. 

Francisco, el diputado del PRO que en algún momento tenía un plan, es hijo de Juan Salvador De Narvaez Vargas, un colombiano que en los papeles figura como un empresario del café, que fue bisnieto del presidente de Colombia, Jose Manuel Marroquín. También es hijo de Doris Steuer, quien a su vez es hija de Carlos Steuer, fundador de la cadena de supermercados Casa Tía, que Francisco Alica-Alicate heredó y vació dejando en la calle a 3500 de los 5000 empleados. A los meses de aquello, el hijo de Juan Salvador y Doris intentaría suicidarse en una habitación del hotel Hyatt, pero en esa empresa también falló.

Atento que no solo en la Opo encontramos “hijos de”. El presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano, quien encabeza dos rankings dentro de La Cámpora (el mejor despacho y la declaración jurada más abultada), es hijo del abogado defensor de los derechos sindicales, hoy diputado nacional Héctor Recalde. Siempre firme junto al pueblo, en los 90 se supo parar al lado de Moyano (padre de Facundo y Pablo), en el 2001 supo denunciar los sobornos de la ley Banelco, y también supo actuar como “extra” en una película de Jorge Coscia, el ex Secretario de Cultura.

Y para completar la apología k de los “hijos de”, podemos sumar muchos hijos de desaparecidos entre sus partidarios, funcionarios y legisladores. Pero quedémonos con Juan, el “carilindo” nieto recuperado número 77, que incluso él mismo lo relata en su primera aparición pública en la Escuela de Mecánica de la Armada: “Cuando el análisis de ADN confirmó que soy hijo de Alicia y Damián, ahora sí puedo decir soy mis padres, soy Alicia y Damián”.

La trilogía que supera a las tres novelas de Thalía, la del barrio; es la de los Menem, los de la Rioja. Desde Carlitos Jr., ostentando cargo de secretario de Estado asistiendo a su padre y volando cuanto helicóptero el “derpo” le pusiera adelante; pasando por Carlitos Nair, quién hiciera gala de su falo apodado por los “valientes de Gran Hermano” como ANACONDA en el famoso reality show de la multinacional Endemol; hasta Zulemita, enemistada con la Bolocco (madre de Máximo Saul), golpeada por un magnate italiano (padre de Luca, su retoño) en Miami Beach, pero tan amigota de su madre homónima.

Qué decir de Federico Bal, un falopero políticamente correcto; hijo de Carmen Barbieri, una esposa ejemplar pero lo suficientemente consciente como para dar el batacazo a tiempo y divorciarse sin pudor; a su vez hija de Alfredo Barbieri, alguien que la historia oficial nos cuenta fue un gran artista; quien también a su vez es hijo de Guillermo Barbieri, el guitarrista de Carlos Gardel. Aunque sí en cantidad, no superan en calidad a la dinastía artística de Ambar La Fox, gran vedette argentina quien en una gira por Austria dió a luz a Reina Reech. Quien a su vez dió a luz a Juana Repetto, que también es hija de Nico, y por si fuera poco muchos le atribuyen también ser hija de Ricardo Darin, por su parecido físico y por el affaire con su madre en aquellos años. Pero el único que ostenta el título oficial de hijo de Darin, es el Chino Darin. Para quienes no lo conocen, integra el clan de nóveles “hijos de”, entre los que también contamos, sólo por nombrar a algunos a Nicolás Francella, Flor Torrente, Sofía Pachano, Sofía Gala, Martina Stoessel … 

Ni hablar de la familia dedicada a la televisión y al cine: el dueto Tinayre-Legrand con el infiel francés Daniel Tinayre y la gran sra. de los almuerzos Rosa María Martínez de Villa Cañas, luego convertida en la gran estrella Mirtha Legrand Tinayre, de cuya unión vendrían Danielito Tinayre y Marcelita Tinayre … Marcelita luego nos “regalaría” a Nachito Viale del Carril, Juana Viale del Carril y Rocco Gastaldi, hijo este último del conocido y condenado banquero Marcos Gastaldi, quien además nos deleitaría con su hija Valeria Gastaldi en la época de las explotadas Bandanas. 

Es imposible olvidar a Antonito y Aito. Shakira y educ.ar. Los hijos de la reconquista radical. Tan correctos y con tanta clase, aún cuando la miseria y el caos quiera llegar incluso hasta al más ahorrista de los hogares de la imperturbable sociedad porteña. Dicen que la historia se repite, primero como tragedia y luego como comedia. Pues, hete aquí, otros “hijos de” que también conocen de helicópteros.

Y como siguen las firmas, Santa Cruz no escapa a la logia de los lazos indisolubles de sangre. Sumados a los hijos K, Máximo y Florencia Kirchner, los límites de la Provincia han sabido engendrar a Eduardito y Horacito, hijos de Carlos “el Patrón” Costa; a su querido suegro que nos ha dado a Mariana Zuvic, hija del merecido olvidado y aún buscado empresario Miguel Ángel Zuvic; al ex senador Carlos Prades, padre de Facundo Prades; al mil veces Intendente de Piedrabuena “Pepe” Bodlovic y el ahora diputado por el Pueblo Federico Bodlovic;  al tan recordado “Coco” Fadul y su querido hijo “Pato” Fadul, etc, etc. Porque en definitiva, como dice el refrán popular, LO PRIMERO ES LA FAMILIA.

Comentarios