ANALISIS
Ley de Lemas: Crónica de una decisión anunciada
5 de abril de 2015

Así como Gabo García Márquez alguna vez escribió qué era eso del amor en tiempos del cólera, la redacción de BAS ha decidido adentrarse definitivamente en el fascinante mundo de la Ley de Lemas de nuestra querida Provincia, el cual parafraseando a Gabo sería algo así como “la política en tiempos de la justicia”.

Así las cosas, Santa Cruz tuvo sus “merecidas” vacaciones políticas para que al llegar febrero nos encontráramos con los primeros movimientos de las piezas del tablero de ajedrez santacruceño. Así llegarían las  diversas presentaciones judiciales bajo la forma de Amparos y a instancia de “amparistas individuales”, pretendiendo la declaración de inconstitucionalidad de los artículos 3º y 4º de la Ley Provincial Nro. 3415, en tanto modificatorios de los artículos 4° y 5° de la Ley Provincial Nro. 2052, los cuales establecen la ampliación de la Ley de Lemas para los cargos de Gobernador y Vicegobernador, Diputados por distrito, al Representante por el Pueblo ante el Consejo de la Magistratura y Comisionados de Fomento, promoviendo la mayor participación ciudadana. Sancionada por la Cámara de Diputados de la Provincia el 11 de diciembre de 2014 y luego publicada en la versión on line del Boletín Oficial de Santa Cruz Nro. 4901 el pasado 3 de febrero y luego promulgada a través del Decreto del Poder Ejecutivo Provincial Nro. 2569/14, es la Ley que enfrentará definitivamente no sólo a la política con la Justicia sino a la propia política intra e interpartidaria.

Tampoco faltaría la permanente decisión de los partidos de la oposición de mantenerse social y mediáticamente vigentes y así siguieron en cadena las presentaciones de la Unión Cívica Radical, el Movimiento Socialista de los Trabajadores y el Partido Obrero, con la renovada dirigencia al mando de Miguel Del Pla. Je.

La historia de Santa Cruz está en los albores del inicio de una verdadera bisagra electoral utilizando en esta nueva era una Ley de Lemas sin precedentes actuales en el resto de los distritos de la Argentina. Y es por eso que ante este escenario y, según dicen algunas fuentes cercanas a la oposición santacruceña, los números no estarían arrojando las diferencias con el Frente para la Victoria que presumían tener, es que la Unión Cívica Radical ve la creciente fragilidad de sus posibilidades de gobernar si la Reforma a la Ley de Lemas finalmente se aplica en la próxima contienda electoral de Santa Cruz.

Así las cosas, luego de diversos vericuetos judiciales, finalmente quien debería decidirse sobre la constitucionalidad o no de la Ley de Lemas sería Francisco Marinkovic, Juez de Primera Instancia Número Dos en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería en la circunscripción de Río Gallegos, quien no ingenuamente decide acumular todas las presentaciones en este sentido y reacaratularlas bajo los autos “UNIÓN CÍVICA RADICAL DE LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ Y OTROS C/ ESTADO DE LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ S/AMPARO” (Expte. N° 16559/15), transformándola, creemos, en una causa verdaderamente política.

Finalmente Vuestra Señoría Marinkovic, luego de convocar judicialmente –a la manera de audiencia oral pero escrita, o sea, a su manera- sólo al partido de la Victoria y al Partido Justicialista para que en el marco de las actuaciones que llevaba adelante dieran su opinión al respecto, se inclinaría por la inconstitucionalidad de la Ley de Lemas en cuanto -dice la sentencia- incluye en ese régimen de “lemas” las categorías de Gobernador y Vicegobernador, y ordenaría que se abstuviera el Estado Provincial de aplicarla en las elecciones 2015 como así también en futuros procesos electorales.

Según cuentan fuentes judiciales, la convocatoria a dar su opinión sólo fue dirigida a esos Partidos Políticos y no a otros como Kolina, Primero Santa Cruz, Encuentro Ciudadano, los que finalmente participaron por su propia solicitud de ser escuchados, no habría sido casualidad sino la voluntad determinante de soslayar su participación, enviándoles así un claro un mensaje que implícitamente les evidenciara su escasa relevancia y gravitación en términos de participación y representación política con la que cuentan en tanto partidos políticos legalmente constituidos en el distrito Santa Cruz.

No sabemos si existen pero que las hay, las hay

No sabemos si existen pero que las hay, las hay, y así es como las ironías y el destino político harían que un día como aquel Perón Vuelve pero de 1988, quedaría aprobado el despacho en general del proyecto original de Ley de Lemas que cambió el sistema electoral en la provincia de Santa Cruz; y sería Arnold quien actuaría como miembro informante del despacho en mayoría. Insistimos, no sabemos si existen pero que las hay, las hay. Claramente, hablamos de ironías. Je.

En esa oportunidad, el ex Vicegobernador K, señalaba que la Reforma Electoral pretendida promovía “un sistema electoral, a través del cual todo partido político puede someter a consideración de los electores, más de una lista de candidatos, sumándose los sufragios obtenidos por cada uno de ellos a aquella que obtuviese individualmente, la mayor cantidad de votos”, y defendió “la jerarquización de los poderes electos por el voto”, entre “un más amplio espectro de posibilidades”. Consideraba, además, “que aquellos candidatos que resulten electos, van a ser los que tienen aparte del consenso político, el consenso social, tan importante y necesario para seguir manteniendo esta democracia que tanto costó conseguir”.

La Oposición no puede alegar su propia torpeza

Desde la Oposición, concretamente desde el principal partido de la oposición, se ha mantenido a lo largo de la historia electoral santacruceña bajo la Lay de Lemas, una férrea campaña discursiva anti Ley de Lemas aunque en la práctica la han utilizado en sobreabundancia presentando varios sublemas en cada contienda electoral.

Tanto es así que los mismos “actores políticos” que critican el sistema electoral de la Ley de Lemas han demostrado de forma concluyente su voluntad de participación a través de la conformación de diferentes alianzas elctorales –algunas no muy felices para nuestra historia argentina a nivel nacional- para ser elegidos durante las elecciones provinciales de 1991, 1995 y 1999. Vale decir que en tales contiendas electorales, se encontraba plenamente vigente la Ley de Lemas para la categoría de cargos Gobernador y Vicegobernador de la provincia de Santa Cruz.

Así, en 1991 los lemas Justicialistas y UCR presentan dos sublemas cada uno para competir en las elecciones de septiembre a las categorías de Gobernador y Vicegobernador. Como muchos recordarán, esa elección fue finalmente para Néstor Kirchner, gracias a los votos que Puricelli le acerca, sumado a la gestión de “Chicho” García que capeaba el barco santacruceño con escasos recursos y con férrea decisión de no darle lugar a que en Santa Cruz el sillón de Alcorta quedara para los Interventores, mucho menos para la UCR.

Poco a poco, la Oposición iría ensayando cómo captar más votos y en las elecciones de 1995,  mientras que el partido promotor de la Ley de Lemas presentara un único sublema con Néstor Kirchner como candidato a Gobernador, la UCR bajo el Lema Encuentro Santacruceño presentaría varios sublemas: UCR, PAIS, Movimiento de Unidad Santacruceña (solo para Gobernador y Vice participaron estos sublemas) y para la categoría de Diputados Provinciales, por ejemplo, concurrieron además los sublemas PAIS, Movimiento de Unidad Santacruceña, Roja y Blanca, Proyecto 95, Alternativa Popular, Por Santa Cruz, Integra, Frente Grande.

También volverían a ensayar en 1999 y allí concurrirían otra vez el Frente para la Victoria con un solo sublema también otra vez con néstor Kirchner como candidato a Gobernador, mientras que la Opisicón vovlería a probar con una Alianza –cada vez más dañosas para la ciudadanía- llamada Convergencia por Santa Cruz y dos sublemas Alianza de Distrito conteniendo a la UCR, Nuevo Movimiento y Frente Grande; y el sublema MOFESA con esta vez a Puricelli del lado de la Oposición.

Como observarán, la Ley de Lemas se ha modificado a iniciativa de los diputados de la Provincia de Santa Cruz en varias oportunidades. Así, las leyes modificatorias de la Ley de Lemas Nro. 2052 fueron las leyes 2302, 2438, 2522 y 2604, entre las más importantes.

En consecuencia, se puede observar una vez más que la modificación que ha generado esta interminable cuestión judicial, no es ni más ni menos que una nueva modificación a un sistema electoral que se ha ido adaptando a los cambios políticos y sociales de un Distrito que ha demostrado madurez y conciencia cívica a lo largo de cada acto eleccionario, concurriendo a las urnas en paz, con libertad y haciendo uso de las reglas que nos brinda la democracia que es a través de los votos en las urnas y no en los estrados judiciales.-

¿Inconstitucional? Veamos …

Desde el punto de vista constitucional, la modificación ha sido sancionada en el marco de las facultades atribuidas a la Honorable Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Cruz establecida en la Sección Tercera de la Constitución Provncial, la cual otorga a ese cuerpo colegiado en su artículo 78 la orden de sancionar una ley electoral para toda la Provincia y también conforme a lo establecido en la Carta Magna provincial en sus artículos 77, 79 y 80.

Se trata simplemente de un instrumento, de una herramienta electoral. Ya que como lo han dicho otros antes que esta humilde redacción, lo esencial está garantizado por la expresión de voluntad de los hombres y mujeres que votan en la provincia de Santa Cruz que manifestarán su voluntad en las urnas.

De modo que, es altamente probable que estemos a las puertas de esos conocidos actos que se encuentran fuera del control de los jueces, ya que el control de los jueces termina al comprobar con el fondo de la cuestión que se ha elegido una solución correcta entre otras de igual condición dentro del mundo jurídico. De modo que, es necesario buscar el equilibrio entre lo que puede y no puede controlar el juez. El control total implicaría el gobierno de los jueces y la invasión de poderes que le corresponden a la Administración.

Su Señoría señala muchas cuestiones bastante débiles por cierto desde el punto de vista jurídico pero muy sustentables desde el punto de vista político. Entonces, Marinkovic, ¿es juez o político? ¿Será otro caso de Dr. Jekyll y Mr Hyde?

Su Señoría no cree que puedan ser aplicados fallos de nuestra Corte Provincial por considerarlos antiguos (década del 90) aunque cita autores, fallos y doctrina de la década del 60.

Señala también a lo largo de sus hojas sesenta y siete hojas que le demandó la escritura de su sentencia, que la Reforma de la Ley resultaría violatoria del sistema de elección de Gobernador y Vicegobernador consagrado en el artículo 114 de la Constitución provincial, por no tener en cuenta la “simple pluralidad de sufragios”.

Su Señoría sabe que esto no es así y que la simple pluralidad de sufragios implica únicamente que el sistema electoral no establezca mayorías especiales o calificadas para determinar la fórmula ganadora. En línea con este principio, la Ley Nro. 3415 establece en su artículo 4º que resultará electo el SUB-LEMA que dentro del LEMA más votado obtenga mayor cantidad de sufragios válidamente emitidos a su favor. Es decir, la ley atacada no contempla ninguna mayoría especial para la proclamación del lema y sub lema ganador, por lo cual se ajusta a lo dispuesto en la Carta Magna provincial. Asimismo, la Ley Electoral provincial también respeta el requisito de voto directo a las categorías de Gobernador y Vice, en tanto no estipula la intermediación de Colegios Electorales entre el voto popular y la elección del titular del Ejecutivo provincial y su vice.

Claramente, al señor Juez la presentación dela UCR le marca el rumbo, ya que dedica unas ocho páginas del total a detallar la presetación efectuada por el partido centenario frente a unos pocos párrafos que le dedica al resto de las presentaciones.

Ahora bien, tanto la provincia de Santa Cruz en cabeza de la Fiscalía de Estado como los partidos que se presentaran en la causa, apelaron la decisión del hijo del diputado provincial mandato cumplido, Marko marinkovic, quien supo pasillear para que su hijo fuera ascendido al cargo de juez.

La Cámara de Apelaciones, integrada por los Dres. René Fernandes y Enrique Arenillas, deberá decidir el destino de la Ley y seguramente seguirá la contienda judicial probablemente hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Y ahí es donde nos surge la pregunta para la Oposición, ¿necesitan de la CSJN para unas Elecciones democráticas?. Hagan sus apuestas …

A cada Napoleón le llega su Waterloo

En definitiva, parece que la Oposición se sumerge cada vez más en un panorama incierto al fiel estilo Waterloo y el no saber cuál será finalmente el resultado, los expone abruptamente en una situación de judicialización permanente que lo único que logra es mayor confusión e incertidumbre en un Pueblo que no puede ni debe hacerse cargo de aquello que la Política debe resolver.

Decimos bien: la Política, ¿aquella la de Platón? No sabemos si la de Platón, si sabemos que no debemos permitirnos como sociedad que sean los jueces, a quienes no elegimos los ciudadanos, quienes terminen marcando nuestras cartas y destino.

Así las cosas, esa Oposición que se dice ser responsable y que pretende achicar la “brecha”, esa brecha a la que ellos también contribuyen y amplían en cada aparición mediática, es esa Oposición que pretende además dirimir las sucesivas derrotas políticas en las votaciones de la Cámara de Diputados en los estrados judiciales reclamando victorias pírricas que volverán a ser derrota. 

Comentarios