ANALISIS
El peor momento de Costa
30 de noviembre de 2014

Desde su incursión en la política esta podría haber sido la peor semana de Costa. Las duras acusaciones lanzadas por su pareja que acusaban a Máximo Kirchner de haber incendiado el hipermercado de Madryn se volvieron en un boomerang que impactó de lleno en la figura de Eduardo Costa.

Desde la UCR clásica no sólo nadie salio a respaldar a Mariana Zuvic sino que también se animaron a criticarla en público y de manera mucho mas dura en privado.  Ni siquiera Héctor Roquel que podría competir con Máximo Kirchner hizo declaraciones, sino que tampoco presentó un proyecto en la Cámara de Diputados, no ya de repudio sino de simple solidaridad. Esta situación se vió reflejada de manera más clara en el Twiter de Zuvic, que en una oración rara hablaba de la perversidad del fascismo de transformar a la víctima en victimario, dejando claro, ese mismo fin de semana, cual había sido el resultado final de una acusación lanzada al viento en medio de un chichoneo radial con Marcelo Longobardi que le dio buena prensa al periodista pero dejo con la cara al aire a Costa.

Medios nacionales y provinciales se lanzaron sobre la figura del empresario y ahora diputado nacional en busca de la confirmación de las palabras vertidas por su pareja y lo colocaron en una encrucijada que no tenia pensada ni era parte de la estrategia diseñada por él ni su entorno más cercano, quienes por lo bajo mandaron a decir a las huestes del FPV que no compartian en lo más minimo las palabras escuchadas en Radio Mitre.

Los llamados de medios nacionales se multiplicaron por la tarde del viernes de manera incesante mientras los responsables de prensa de Costa hacían malabares para explicar que el empresario se encontraba en vuelo de regreso a su provincia. Grande fue la sorpresa cuando en el aeropuerto local se encontró con medios provinciales que buscaban saber su opinión.  Fue allí donde dijo que en realidad ellos querían decir otra cosa y que en realidad estos sucesos se debían a un clima de violencia política reinante en el país sin dar mas precisiones que ejemplificaran al clima referido.

{youtube}4YKvsqovVSY{/youtube} 

Harto de los llamados de las radios porteñas y de otros lares Costa decidió irse a las Horquetas, estancia de su propiedad, que esta ubicada a unos 100 km de la ciudad de Rio Gallegos camino al Calafate. El domingo por la tarde regresó mientras las llamadas perdidas seguían ingresando a su celular. Zuvic intentaba calmarlo. Cuenta uno de los pocos operadores radicales que todavía puede ingresar en la mansión de Barrio Jardín que por primera vez en mucho tiempo se lo vio al empresario realmente disgustado.

Es que la polémica destacada trajo a colación mucha información que algunos medios nacionales dieron a conocer. Hubo dos que molestaron más de la cuenta.  La posible relación con Petrobras, de quien fuera el miembro informante por la UCR en el debate por la ley de hidrocarburos, y la cercanía del fin de la póliza de seguro del Hipertehuelche de Caleta Olivia. Desde el entorno de Costa no saben hasta donde llegan las filtraciones de sus actividades que su pareja pareciera desconocer, incluso se habla de un cambio en la composición de porcentajes accionarios dentro del grupo. Algunos lo vinculan al caro y reciente divorcio de su hermano y otros suman al divorcio a cuestiones que dicen es casi imposible que no se conozcan unos meses mas.

Silencios que hacen ruido y la luz roja

Las duras críticas de Facundo Prades y Freddy Martínez parecen no importale a Mariana Zuvic que luego de su evidente despiste decidió una gira por las canales porteños que incluyó el programa de Mariano Grondona, el de Joaquín Morales Solá y, por último, un almuerzo con Mirtha Legrand. En este último Dady Brieva, uno de los invitados, casi de manera paternal le dió una lección a la novel política ¿Santacruceña?.  Todo esto mientras Costa, a decir de su mujer, milita en el “terreno”, habla poco y cuando se refiere a como gobernaría Santa Cruz abundan los cliches en un cuadro que parece complicarse para alguien que será candidato por tercera vez a la gobernación.

Roberto Giubetich (UCR) hace malabares entre su campaña para intendente y los cada vez más habituales despistes de Zuvic. En el pasado Giubetich siempre reconoció a Mariana Zuvic su intervención en Puerto Deseado cuando cruzó al ex subsecretario de Pesca “Fito” Beroiz. Pero ahora no se preocupa en dejar ver a su entorno el cansancio que le producen estas explosiones mediáticas sin sentido político y lo habría dejado en claro con una frase que habría retumbado en cuartos contiguos: “ No se da cuenta que el pibe (por Maximo K) no es la imitación de Lanata?, y ella se esta peleando con el imitador”. 

El cuadro de situación no es malo pero está dejando de ser positivo. La verba agresiva sin sentido de Zuvic está radicalizando a Costa, pero no en el sentido partidario. Ella se rodea de furiosos y frustrados anti kirchneristas, asegura un concejal del radicalismo mientras mira el Correo de Río Gallegos, y esos son los que siempre perdieron con Néstor. Si esto sigue asi nos lleva puesto a todos dispara mientras apura el último sorbo de café y su esbelta novia cruza en dirección a nosotros.

Las luces son rojas pero en este caso sus significados para unos y otros es diferente. Las luces rojas del radicalismo partidario se encienden cada vez con mas frecuencia al ver como sectores que supieron votar a Néstor y Freddy empiezan a mirar con más recelo los vaivenes mediáticos de Zuvic. En cambio las luces rojas de las cámaras parecen ser la perdición de la autoproclamada amiga de la ahora aliada de Mauricio Macri, Elisa Carrió.

 Allí donde todo brilla y nadie sabe bien quien es ella, parece sentirse a gusto. Una amiga cercana, cuyo padre tiene el mismo nombre y apellido de un prócer de la patria, hace días en un cena contaba que Zuvic le había confesado que en Capital Federal valoran su nivel intelectual y que, casi como una adolescente, le dijo que también puede lucir sus vestidos y que todos alaban su belleza. El resto de los comensales guardó un piadoso silencio. Casi como el silencio que guarda Costa.

 

Comentarios